Todo lo que necesitas hacer para saber si alguien con muchos seguidores es de verdad “influencer” antes de contratarle para una campaña en Instagram

Todo lo que necesitas hacer para saber si alguien con muchos seguidores es de verdad “influencer” antes de contratarle para una campaña en Instagram
Te voy a mostrar los pasos que seguimos en The Plan Company y en otras agencias con las que trabajo para medir el valor y el impacto de los “influencers” antes de contratarlos para campañas de social media, marketing digital o publicidad usando sus cuentas de Instagram.

En las diferentes agencias con las que trabajo contratando y gestionando influencers, hemos llegado a pagar desde 1.000€ por acciones concretas, hasta 30.000€ por una campaña de varias acciones durante un par de semanas a personas influyentes en Instagram.

Pero primero, necesitamos comprobar que la persona tiene «de verdad» influencia real, porque ya sabemos que el número de seguidores no es, necesariamente, un indicador de influencia fiable en social media y tener muchos seguidores no convierte automáticamente en "influencer" a nadie.

¡Sólo necesitas realizar dos sencillas acciones para saber si alguien que se hace llamar “influencer” es de verdad influencer!

A cualquiera que venga con muchos seguidores ofreciendo sus servicios de influencer, hazle la prueba que yo denomino el «Instamómetro», que consta de dos partes, la prueba de la verdad y la prueba de la rentabilidad.

¡Es muy fácil determinarlo, ya verás!...

Parte 1. La prueba de la verdad

Pide al supuesto “influencer” que te muestre desde su dispositivo las estadísticas de su perfil de Instagram, específicamente, la sección en donde se puede ver la audiencia dividida en ciudades y países. Esa información te dará una idea de en dónde tiene «de verdad» influencia esa persona. Si la persona influyente está lejos de ti y por razones de distancia no puede mostrarte su dispositivo de forma presencial puedes pedirle una captura de pantalla.

Por ejemplo, si ves que más del 60% de su audiencia se concentra en un país en concreto, entonces ya sabes que no puedes contratarle para campañas fuera de ese país.

Afortunadamente, Instagram muestra en qué lugares se concentran nuestros seguidores, con lo que la ubicuidad de la influencia no existe, nadie puede ser influencer en todas partes.

Es por eso que los “influencers” que llenan los eventos o agotan las entradas de los shows que organizan en un país, no venden ni una entrada en otros, sencillamente porque no tienen seguidores en todas las ciudades ni en todos los países, es decir; por muchos seguidores que puedan tener, no poseen visibilidad absoluta. Y conseguir que esto cambie requiere de mucho tiempo y esfuerzo.

Por ejemplo... A las agencias con las que trabajo en Barcelona, Orlando y Medellín acuden “influencers” de diferentes nacionalidades con cientos de miles de seguidores, algunos con millones de ellos, pero no puedo contratarles, debido a que la mayoría de sus seguidores están en sus países de origen, así que alguien que en Venezuela tiene millones de seguidores en España es como si no existieran, su influencia no tiene ningún valor aquí.

Lo mismo pasa con las campañas de mis clientes en EE.UU., allí tengo en cuenta, sobre todo, el detalle de las estadísticas de la cantidad de seguidores por ciudades, porque si un “influencer” concentra sus seguidores en Miami, por ejemplo, entonces no me sirve para campañas en otras ciudades y mucho menos en estados diferentes a Florida.

Eso a veces frustra a los que piensan que son "infuencers ubicuos", porque al final, se dan cuenta de que en realidad «no son nadie» en otros países.

Parte 2. La prueba de la rentabilidad

Ahora viene la parte 2, en donde se demuestra si verdad quienes se consideran influencers pueden generar rentabilidad e ingresos con sus acciones.

Te la explico por pasos:

Paso 1: Establece con el o la “influencer” un precio razonable para una publicación «de prueba» en su feed o Story acorde con algún objetivo de negocio, fijado en función de la capacidad de engagement del “influencer”.

Los objetivos de negocio podrían ser tráfico (clics) o conversiones, por ejemplo.

Paso 2: Prepara un enlace hacia tu producto o servicio con una UTM (si no sabes qué es una UTM o no las sabes crear, entonces un bit.ly será suficiente para una primera prueba).

Paso 3: Dile al influencer que es obligatorio que coloque ese enlace (con el rastreador UTM o bit.ly) en el swipe-up para las Stories (si es que tiene más de 10 mil seguidores) o en el árbol de enlaces de su biografía en el caso de que haga las publicaciones en su Newsfeed, ya que con estos enlacen vas a poder medir el impacto de la influencia real de esa persona, precisamente con los resultados de clics en ese enlace.

Paso 4: Mide durante un día (o dos) las siguientes métricas:

a) El número de clics que los usuarios hacen en el enlace dividido entre el número de seguidores del “influencer”, ese ratio te dará la tasa real del alcance de la influencia.

b) El número de ventas que tienen como origen ese enlace (conversión) entre el número de clics... y mide también las ventas entre el número de seguidores del “influencer”, esos dos ratios componen la tasa real combinada de rentabilidad de la influencia.

Paso 5: Compara ahora los clics obtenidos en el primer indicador y después compara las ventas generadas (ganancias) versus lo que le has pagado al “influencer”, hazlo de esta forma:

Toma las ganancias (si es que las hay) y réstales (menos) el dinero pagado al influencer y a continuación divide ese resultado entre el dinero pagado al influencer, tal y como te lo muestro con la siguiente fórmula:

Ganancias - Importe pagado al influencer

—————————————————————————————— = Retorno de la inversión del influencer

Importe pagado al influencer

Si la operación algebraica anterior arroja un resultado negativo, debes entender que no se trata de un verdadero o verdadera influencer, sino de alguien con seguidores que no te sirve para acciones ni campañas de marketing digital.

Pero sobre todo, no tengas en cuenta, ni hagas caso al número de interacciones (likes, comentarios, compartir o guardar) conseguidas con las publicaciones, esas interacciones no sirven para que tu negocio sea rentable, tú necesitas tráfico y ventas, no «corazoncitos» ¿Verdad?

Conclusión: Si lo haces de esta manera, el o la influencer, nunca podrán engañarte sobre la legitimidad de su audiencia o del impacto real que pueden generar. Además, todo se vuelve más medible desde un enfoque de negocio, no perderás dinero y será todo mucho más transparente de lo que ahora es, pero sobre todo, podrás saber cuánto pagarle a esa persona sin perder dinero tú.

Paso 6: Reclámale a los influencers que no han aprobado el «Instamómetro» y diles que te devuelvan el dinero que les has pagado cuando te des cuenta de que no eran tan influencers (¡y deja de seguirles!).

¿Te ha parecido útil esta información? Compártela en tus redes sociales, eso ayudará a desenmascarar a los falsos influencers y acelerará el proceso de explosión de la actual burbuja que han creado estos supuestos influyentes inescrupulosos y mentirosos.

¿Quieres saber cómo llevar tu Instagram a otro nivel? Contáctame en privado a través de mi usuario: @seniormanager o inscríbete en los talleres de @monetizagram.es.
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.