¿Siguen siendo las grandes multinacionales empresas “de gran prestigio”?

Conversando con ex colegas de distintas multinacionales, me he percatado de un fenómeno que me inquieta...  y es que algunos de ellos, como recién incorporados en empresas de "reconocido prestigio", empiezan a darse cuenta de que la empresa “como tal” resulta “no ser” lo que les habían contado en la entrevista, ni lo que ellos habían pensado que era (tratándose de empresas de renombre)… y todo esto les está sucediendo apenas unas semanas después de haber sido contratados.

Como resultado, han comenzado a “odiar a la empresa” (palabras textuales), y luego, en progresión, han empezado a odiar a sus jefes, a su compañeros y a todo lo que les rodea, pues encuentran en cada uno de ellos a un culpable de lo que les pasa.


Escuchando a mis ex colegas, no he podido dejar de cuestionarme sobre lo que significa la expresión: “una empresa de renombre o de prestigio”… ¿Se acuerdan de Arthur Andersen  y Enron?... Bueno, esas eran empresas "de renombre", así como también lo son todas esas multinacionales que actualmente se han visto envueltas en ERE´s , deslocalizaciones y ayudas financieras por parte de diferentes gobiernos…

No sé si todas estas empresas "con problemas" puedan seguir siendo calificadas con tanta pompa, pues entiendo que en la actualidad, sólo una empresa con la solvencia necesaria como para poder aguantar la situación económica actual podría ser considerada como “de renombre” ¿no?

Una frase que escucho siempre, en boca de los consultores que organizan las entrevistas a las que he asistido, es:
“Nuestro cliente es una empresa multinacional de renombre, en donde da gusto trabajar”

Pero...¿Cómo pueden estar seguros de ello, bajo el panorama actual?

¿Has aceptado alguna vez un empleo, en el que un tiempo después comienzas a pensar “esto no es lo que yo quería ni esperaba”?

¿Te has encontrado con que la empresa tiene problemas internos que desconocías y que seguramente afectarán tu desempeño y posiblemente tu carrera?

Ahora mismo hay que mantenerse alerta al buscar empleo, incluso con estas empresas de “buena reputación”, pues internamente puede que no sean lo que parecen ser, o que ya no sean lo que alguna vez fueron…

Pero… ¿Qué puedes hacer una vez dentro, si te das cuenta de que la empresa no era lo que esperabas?

En España y Latinoamérica, la mayoría de los empleados que se enfrentan a este dilema "tienden" a quedarse trabajando en la empresa, esperando a que suceda algún milagro… lo que significa que actúan de forma errada.

Particularmente prefiero la tendencia anglosajona (largarse), de hecho nunca recomendaría quedarse en esas condiciones, ya que, lamentablemente, ese "milagro" no va a suceder… y es seguro que dos meses después (o antes) la sensación de inconformidad y el malestar se hayan más bien intensificado.

Pero la realidad es que muchos se quedan pensando en: ...“cómo me afectará el hecho de renunciar”... En lugar de tomar la mejor decisión, que no es otra que: dejar la empresa inmediatamente para reanudar la búsqueda. Observen el siguiente caso que me planteó un ex colega vía telefónica desde Madrid y saquen sus conclusiones:
“...¡A ver!, si renuncio ahora, puede que afecte a mi currículo, además perderé el derecho a la prestación por desempleo y encima tendré que iniciar un nuevo proceso de selección con todas sus consecuencias… si me quedo, al menos voy a cobrar a fin de mes…”

Sus palabras, aunque tienen mucha lógica, dejan de lado el componente personal... no consideran el sentir y no involucran al "¿cómo me sentiré mañana siendo miserable?" Y tarde o temprano comenzarán a sentirse así y entonces (tal vez), si que sea demasiado tarde.

Yo, por mi parte, le respondí que no me parecía la actitud correcta, y que sólo veía como se tragaba pasivamente sus sentimientos. De hecho, lo animé a reflexionar y pensar en los pros y los contras, ya que mientras más dilata la decisión de dejar ese empleo, peor sería para él (aún se lo está pensando).

¿Qué opináis vosotros?

Bonus track: Recomendaciones en caso de que alguna empresa “de reconocido prestigio" te incluya como candidato en algún proceso de selección:

- Si la empresa no es lo que esperas y lo descubres antes de ser contratado, no sientas miedo de dejar el proceso hasta ese punto, luego podrías arrepentirte de no estar libre para considerar otras ofertas interesantes. Así que si no te sientes cómodo desde el principio, no retrases el momento de dejar el proceso de selección.

- Aunque las empresas de renombre no exponen sus problemas al público y es bastante difícil conocerlas hasta que se trabaja en ellas. Sigue siendo importante el tratar de conseguir la mayor cantidad de información posible, ya sea a través de Internet o usando nuestra red de contactos.

- Debes conseguir que en la entrevista sean específicos con la información que solicites haciendo las preguntas necesarias a tiempo; sobre todo, para que no te veas luego trabajando en una empresa que conoces sólo por referencias o por lo que "la publicidad" ha querido mostrarte.

- Lo más importante es centrase en encontrar el empleo "perfecto", tratando de tener cierto control sobre todas las variables y obteniendo la mayor cantidad de información posible. No está en nuestras manos el poder tener todas las respuestas, pero si en hacer todo lo posible por encontrarlas.

Reflexión: Trabajar en una empresa de renombre no es sólo contar con que es reconocida, sino también saber lo que realmente significa ser “de renombre”, y hablo tanto de multinacionales reconocidas por sus productos como de otras empresas no tan conocidas, pero que siguen siendo grandes, no solamente por su trato al trabajador sino por las prestaciones, viajes de incentivo y flexibilidad.
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

19 pensamientos sobre “¿Siguen siendo las grandes multinacionales empresas “de gran prestigio”?

  1. Andres

    SM, me ha encantado, aunque si sigues dando opiniones tan sensatas van a empezar a acusarte de antisistema y de radical (libre). Bienvenido al club.

  2. Juan Martínez de Salinas

    Hola SM,

    Muy buen post una vez más.

    La verdad que esto que comentas es una gran realidad.

    Muchas empresas de renombre que parecen un sitio idílico para trabajar luego al incorporarse a trabajar resultan ser una pesadilla.

    Hay que recopilar el máximo de información durante el proceso de selección y preguntar cosas que nos ayuden a los candidatos a obtener datos valiosos. Luego debemos usar nuestro instinto y no dejarnos hipnotizar por el renombre de la empresa porque a veces las apariencias engañan.

    Respecto al caso que comentas en estos momentos la decisión no es fácil. Esta claro que si uno no esta contento en un trabajo y le da mala gana levantarse todas las mañanas porque vive una amargura lo mejor es despedirse. Y claro ponerse a buscar su trabajo ideal. Sin embargo, cada día se vive mayor paron en el mercado laboral. Por ello, es normal que se deba de pensar más la decisión y más cuando hay hipoteca, gastos y personas que dependen de los ingresos de quien decide abandonar el trabajo.

    Obviamente veo que mucha gente que esta perdiendo el trabajos e coloca en una actitud pasiva diciendo “tengo dos años” porque la cosa esta muy mal y no hacen absolutamente nada para salir del desempleo. Sin embargo, hay otra mucha gente que si que busca y se desespera de vez en cuando por la carencia de ofertas y de oportunidades. Sin embargo, nunca hay que mirar hacia detrás ni arrepentirse de las decisiones que tomamos. Eso si, debemos ser realistas y buscar nuestras oportunidades.

    Saludos,

    Juan

  3. José Luis del Campo Villares

    Buenos dias.

    Yo particularmente creo que todas las situaciones como la actual, lo que conllevan es la desaparicion de muchas pymes y la perdida de imagen de muchas multinacionales.

    La imagen pecibida en epocas de bonanza, se distiorsiona a gran rapidez, y además cuando algo se tuerce es mas visible y llama mas la atencion en una gran multinacional que en una pequeña empresa.

    Todos se auerdan de Arthur Andersen. Unos, porque cuando acabamos la carrera, estabamos locos por entrar a trabajar en sus filas. Y otros, por los grandes fiascos contables que organizo.

    Lo que esta claro es que lo que ocurre en las multinacionales no suele pasar desapercibido.

    Un saludo

  4. Carlos

    Buenos días,
    Como siempre muy interesante post, coincido en lo global aunque he de confesar que discrepo un poco en algunos puntos. Pero bueno, es una opinión mía más que discutible.

    Todos solemos idealizar a las empresas de “renombre” sobre todo cuanta menos información real tengamos de ella, y más de la publicitaría que siempre las rodea. Nunca podremos saber todo lo que necesitamos hasta estar dentro, pero si podemos con una investigación sería acercarnos bastante, es fundamental encontrar alguien de dentro.

    En mi opinión el trabajo ideal no existe, siempre hay “peros”, lo que debemos es buscar que haya los menos “peros” posibles, y sobre todo que no hayan esos “peros” que consideramos insalvables con nuestra cultura. Al final lo que chocan son las culturas, ya sea corporativa o local del director que te ha tocado. Aquí es donde debemos conocer nuestros “peros” insalvables y con investigación descubrir si los hay en nuestro destino antes de dar el SI.

    Donde principalmente discrepo, es en dejar inmediatamente el trabajo e iniciar la búsqueda del trabajo ideal. Mi opinión, ¿has decidido salir después de evaluar qué hay de idealización ficticia y qué hay de esos “peros” insalvables? Si es SI, pues empieza desde ya a buscar otro trabajo, pero no dejes el que tienes, haz gala de tu profesionalidad para hacer tu trabajo perfectamente, pero de la misma manera, se profesional para alcanzar en paralelo tus metas. Hay tiempo para todo y estar dentro te ayudará a saber de primera mano, qué quieres y qué no quieres. Cuando sales al mercado, por un lado dificultas tu recolocación, ya que tu credibilidad sobre las verdaderas razones de estar desempleado se pone en cuarentena y si la cosa dura en el tiempo empiezas a relativizar motivos, motivaciones, objetivos etc. poniendo a prueba tu entereza en la toma de decisiones, que si la tienes, perfecto, pero lo malo es que descubras que no es uno de tus puntos fuertes, y te alejes de tu objetivo.

    Como digo es una opinión más que discutible. Gracias SM por compartir.
    Saludos

  5. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Andrés:
    Bueno, no sé lo de “antisistema” aunque en mi empresa algunos opinan que si que soy un poco incendiario he sido siempre, creo que es parte de mi personalidad… Gracias por pasarte…

    Hola Juan:

    Menos mal que no todas las multinacionales cumplen con lo que he expresado en el post, pues es cierto que otras muchas siguen conservando su renombre y siguen siendo excelentes empresas para trabajar, como ejemplo la mía… Pero como bien dices hay que investigar, andar con cuidado y usar el instinto… que sigue siendo poco para descubrir estos fallos internos.

    Ya sé que la decisión no es fácil y menos ahora, pero sigue siendo la mejor decisión a la larga. Recuerda que las cosas hay que solucionarlas ya, no dejarlas para después…

    Hola José Luis:

    Más que pérdida de imagen, creo que se trata de pérdida de credibilidad desde el punto de vista laboral, pues la imagen muchas veces se refleja en el producto y los consumidores poco saben sobre la vida laboral interna de la empresa.

    Lo importante aquí es tener cuidado antes de entrar en una multinacional y escapar de cualquier empresa en donde nos sintamos incómodos… ¿no?

    Hola Carlos:

    En este blog todas las discrepancias son bienvenidas, nunca te cortes por eso y mientras más haya, pues mejor, ya que aprenderemos más…
    Toda idealización es mala y eso de ver a las empresas través de sus productos es peor aún, así que hay que investigar… lo de conseguir a alguien dentro es lo mejor, pero no siempre es factible.

    Yo pienso que el trabajo ideal si existe, aunque concuerdo en que no es fácil hacerse con él, no obstante tampoco pienso que sea imposible. Siempre nos podemos preparar, formar y luchar para acercarnos a él…
    Si, ya sabía que la mayoría pasará a discrepar con dejar inmediatamente el trabajo, por eso lo apunté como parte de nuestra cultura latina… Es una tendencia que hemos de empezar a dejar de lado… Y te aseguro que tiene buenos resultados a largo plazo.

    Tal vez sea cierto que hay que volver a investigar una vez dentro para asegurarnos de que no se trata de alguna amenaza pasajera, más que nada para no precipitarnos, pero una vez descubierto el problema lo mejor es largarnos cuanto antes, ya que tarde o temprano tendremos que hacerlo…

    De todas formas concuerdo contigo en que es una opinión más que discutible, más que nada porque cada caso es mundo y por eso hay que aplicar soluciones focalizadas a resolver el mismo. Gracias por enriquecer el post.
    SM

  6. Gabriel Schwartz

    SM, interesante y muy atinente.

    Coincido con los comentarios recibidos respecto a que tendemos a idealizar a las grandes multis sin darnos cuenta que tienen ventajas y desventajas en sí misma, además de su propia cultura que muchas veces no es la que encaja con nuestros valores e intereses.
    En Latinoamérica sufrimos la dependencia de la casa matriz, en ese sentido: he conocido varias filiales de multinacionales que contaban con un excelente clima laboral y daban muy buenos resultados, sin embargo la casa matriz tomaba decisiones que repercutían negativamente en la filial local. En este momento, por ejemplo, tengo en coaching a un profesional que dejó su cargo en una empresa multinacional, canadiense, porque la empresa, globalmente, daba pérdida pero la filial sudamérica era rentable.
    Esta anécdota puede sonar a queja (de hecho lo es !) pero a su vez, es un aspecto a tener en cuenta al momento de aceptar una posición en un compañía multinacional: el estar lejos de los espacios de decisión hace que nuestro protagonismo y sentido de pertenencia sea menor que el que logramos en una empresa local (aunque, probablemente, en esta última nuestro salario + beneficios sea menor)

  7. Lobo Estepario

    Es bueno ser incendiario, eso les sirve a los demás para aprender a apagar fuegos, sano ejercicio.

    Por lo demás creo que tienes mucha razón. Aunque de todo se aprende, las multinacionales pueden ser un buen lugar para ponerse al día y para sacarse algún curso by the face…

    Un abrazo Senior, hace tiempo que no te visitaba.

  8. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Gabriel:
    Creo que llegó la época, en que ya no es conveniente pensar que todo lo que antes era bueno lo sigue siendo, ahora hay un antes y un después. Y por eso hemos de estar atentos a desmitificar viejos paradigmas e idealizaciones…
    Si, cuando trabajé para GM, era lo mismo, dábamos más ganancias que EEUU y nos trataban como perros, ni siquiera había departamento de RRHH y todo lo relacionado al personal se manejaba por teléfono con una norteamericana que no hablaba español. ¿Te imaginas?. Lo bueno es que así fue como aprendí a gestionar persona, pues cada Gerente tenía que hacer todo el trabajo de selección y reclutamiento.
    Lo dicho… mucho cuidado con las multinacionales, ya no son lo mismo.

    Hola Lobo:
    Bueno, eso de que es bueno ser incendiario, yo diría que no siempre ja ja… pero si que resulta en buen ejercicio hacia la auto reflexión, siempre es un estímulo para la mente. Gracias a ti por pasarte
    SM

  9. Jose Miguel Bolivar

    Creo que la principal diferencia viene marcada por el sector y tipo de actividad, que a fin de cuentas dan una indicación de la posible rentabilidad de la empresa. Esta claro que las pocas “buenas” empresas que quedan, en el sentido en el que te refieres en el post, están en sectores donde los márgenes comerciales aún permiten ciertas “alegrías”. En los sectores donde se lleva años y años “rascando” para ahorrar costes, las “bondades” hace tiempo que pertenecen al tiempo de los recuerdos.
    La realidad es que las mejores empresas no suelen ser las grandes, por extraño que parezca sino las que son líderes (de verdad) en sus sectores respectivos, lo cual a veces no tiene nada que ver con el tamaño.
    JM

  10. Santiago

    Buenas, es la primera vez que vengo a ver este blog, y lo cierto es que me ha encantado tu comentario. Estamos en un momento de la historia, donde andamos reinventando el sistema, con decisiones transcendentales, y situaciones inverosimiles hace escasos meses, como era la flagilidad de las grandes empresas, o la tesitura ahorro – gasto en las economias familiares como vía de salir de donde estamos.

    Seguire acudiendo por aquí, un saludo de un maño.

    Santiago.

  11. Rafael Rodríguez (mentorero)

    Explicarme, ¿qué define un buen sitio o malo para trabajar? ¿El salario, los bonos, el horario, los beneficios sociales, la formación, el ambiente laboral, la profesionalidad del manager? Me parece que vosotros vivis en los mundos de Yuppi. Ahora, casi basta con tener trabajo para que sea un buen sitio, ¿o no es lo que percibís? Teniendo en cuenta esto, el empleador va a explotar al empleado lo más posible, porque si no lo aceptas vendrá otro que si lo acepte (hipoteca y colegios de los niños mandan). Venga, a ver si nos ponemos todos un poco de antisistemas y obligamos a que nos dejen de explotar, especialmente las multinacionales con precios monopolísticos en casi todos los casos a beneficio del “top management” aunque encubierto en la “maximización del valor para al accionista”

  12. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola JM:
    Es cierto, hay que tomar en cuenta tanto el sector como el tipo de actividad, y seguro que hay sectores en donde los márgenes comerciales ya nos pueden decir algo sobre la empresa, pero queda la interrogante que planteo y es que, por ejemplo… Enron era de las mejores en su sector muy boyante en su época ¿o no? Y Arthur Andersen tenía unos beneficios magníficos y mira como se desplomó, pues a eso me refiero… No se puede preveer todo, ni estar informado de todo, pues los números no siempre son lo que determinan la salud interna de la empresa, y no hablo de términos económicos precisamente… Gracias por intervenir.

    Hola Santiago:
    Y bienvenido, es cierto los temas se van renovando y mutando según van surgiendo nuevos cambios… sólo hay que saber cuándo ocurren para no perder el camino.

    Hola Rafael:
    Puede que algunos vivamos en un mundo Yuppie, es cierto y me incluyo, pero por eso mismo te puedo asegurar que no todas las empresas grandes o pequeñas explotan a la gente, yo más bien diría que hay gente que se deja explotar, y es posible que la razón sea la falta de talento. Así como por ejemplo tú culpas a las empresas y a su sistema, yo más bien culpo a las personas y a su falta de percepción para vencer al sistema dentro del mismo sistema.

    Hola Yoriento:
    Independientemente de lo que comentas, y no te quito razón. Las multinacionales han sido siempre consideradas buenos lugares de trabajo porque una vez lo fueron, nadie se lo inventó. Ahora las cosas han cambiado y eso es lo que transmito con el post.
    Me quedo con parte de tu frase: “No busques la mejor empresa, busca el mejor trabajo que tú quieres hacer”… el resto es discutible.
    Gracias por pasarte
    SM

  13. Rafael Rodríguez (mentorero)

    Hola, SM:

    ¿Cambiar el sistema desde dentro del sistema? Sí, mundos de yuppie, me temo……Son demasiados los resortes que ha generado la rueda como para que podamos modificar minimamente su rumbo. Te pongo el principal : ¿Quién puede no tener miedo a perder su trabajo en las condiciones actuales por muy talentoso que sea (Aparte que habría que definir lo que significa talentoso en la burocracia monopolística multinacional )? Pero no, tu eres talentoso, se me olvidaba…….y entiendo que es porque generas “added value” (que decís vosotros) a la compañía. Otros no, otros sobran, y ya está……

    Un saludo

  14. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Rafel, si… a eso me refiero a cambiar sistemas desde dentro, y no… no es imposible hacerlo. Bueno, yo no llamaría miedo a lo que siento cuando pienso que pudiera perder mi trabajo… yo lo llamaría… humm… “pereza”, de tener que volver a empezar, pero miedo no… Ya me han despedido o me he largado yo otras veces, y en todas, “mi talento” me ha devuelto al mundo laboral. Y mi talento (en particular) no es “added value”, sino más bien uno que me permite volver a entrar en el sistema y seguir sirviéndome dentro de él, pero más como un quiste que como otra cosa, pues no soy la idealización de manager con la pretendes enmarcarme, yo soy un superviviente, un depredador. Alguien que se sirve de la burocracia que mencionas para sus propios fines, eso soy. Sorry por la desmitificación, pero en las multinacionales no todos somos como nos pintan.
    Muy interesante esta conversación, por fin encuentro alguien con ideas claras en contra sentido.
    SM

  15. Rafael Rodríguez (mentorero)

    Te confieso, SM, que me has dejado absolutamente “out” en este comentario. En algún momento, he llegado a pensar que todo lo que había es toque irónico en tus palabras. Pero bueno, voy a presuponer que no, que afirmas conscientemente lo de quiste del sistema, superviviente, depredador, utilizador de la burocracia para tus propios fines , o lo de que tu talento no aporta “added value”. ¿Y con esa posición intentas cambiar sistemas desde dentro? ¿Te refieres que promoviendo la perpetuación de tu ineficiencia es como promueves cambiar el sistema – ¿cuál, la compañía? – desde dentro? Lo siento, no entiendo nada.

  16. Senior Manager

    Hola Rafael:
    Bueno, por su puesto que tengo talento, si no no me hubiesen contratado (eso es obvio), pero el “added value” depende de los resultados, el talento por si sólo no sirve (yo soy de los que habla con resultados)… y los quistes no son necesariamente malignos, hay de todos tipos… Por otro lado tampoco soy ineficiente (no he dicho eso), los ineficientes no duran ni ascienden en las empresas grandes, aunque confieso que en los niveles bajos puede que pasen desapercibidos… El resto es tal cual lo expongo.

    Ya sé que suena confuso, pero lo que quería explicarte, es que las multinacionales son un sistema (similar en todas), que una vez conoces, puedes valerte de él para subir o permanecer (quiste) con ciertas acciones que no son necesariamente negativas ni deshonestas en si mismas, pero si cuestionables desde otros puntos de vista.

    He aprendido a sobrevivir y a ascender y la única forma de hacerlo es convirtiédome en depredador, (como en las películas)… y una vez arriba, es entonces cuando es posible realizar cambios al sistema… cambios que pueden ayudar a los que están más abajo, cambios muy sencillos de aplicar y de poco impacto en los niveles superiores, pero de mucho impacto en los niveles inferiores…

    Si deseas seguir con el tema he de pasar a off line…(e-mail) y dependiendo de lo que me preguntes a partir de ahora te reponderé claramente o no, pues ya sabes que actualmente trabajo para una multinacional… ya me lo dirás en tu próximo comment.
    Un placer conversar estos temas contigo.
    SM

  17. Rafael Rodríguez (mentorero)

    Hola SM,

    Pues si desearía seguir con el tema……entiendo que puedes tener mi email pues lo pongo cuando hago cualquier comentario.

    Un saludo, para mi también es un placer conversar sobre este tipo de cosas.

  18. Pingback: En mi empresa está permitido “bloggear” en horario laboral - Senior Manager