¿Seguro que te conviene esa oferta de trabajo?

¿Seguro que te conviene esa oferta de trabajo?
Hace algún tiempo cuando vivía fuera de España… me vi involucrado en un proceso de selección a través de un reconocida empresa de “head hunting”, donde luego de dos entrevistas de rutina, fui finalmente convocado a una tercera sesión, pero esta vez en la sede de una multinacional (española por cierto), en la que según me dijeron,  iniciarían operaciones en breve, por lo que estaban estructurando la nueva plantilla.

Al llegar, lo primero que noté fue que la oficina era un desastre, tanto en presencia como en organización... pero era comprensible, dado que estaban “comenzando”. No obstante, hubo algo que no me dio buena espina, y era que cuando observaba a la gente que deambulaba dentro de la empresa (había un cristal que dejaba ver hacia adentro)… nadie sonreía… ni siquiera la recepcionista, que por lo general son personas amables o al menos deben fingir serlo, tomando en cuenta su tipo de trabajo…


En fin, que la entrevista se llevó a cabo dentro de una sala (todavía sin decorado) con mi posible supervisor, con quién, por cierto, intercambié algunas palabras en Catalán (por el nombre y apellido estaba seguro que lo era), ya que pretendía cortar el hielo y "alegrar" la situación…, pero al parecer no surtió efecto, y aunque también me respondió en Catalán, su tono siguió siendo serio y vacío… De hecho parecía estar molesto por algo y con su actitud convirtió esa breve conversación y luego la entrevista, en una situación bastante incómoda. Después de 15 minutos, no veía la hora de salir de esa sala.

Cuando finalmente pude hacerlo, me estrechó la mano y sonrió con una mueca forzada y me preguntó si podía esperar para una segunda entrevista con la “Directora tal”.

_”OK” dije encogiéndome de hombros y sonriendo…

Me quedé afuera de la sala, esperando de pie en medio de las oficinas aún sin terminar y mirando a las personas a mi alrededor, algunas sentadas y otras caminando… De pronto… sentí eso que algunos llaman déjà vu y me pareció estar dentro de alguna película de esas en donde todos son vampiros o extraterrestres que se adueñan de los cuerpos de los humanos (o algo así), y me di cuenta de que no me sentía cómodo estando allí.

Una especie de sexto sentido (creo), me dijo que me alejara rápido (¿mientras pudiera?), pero justo en ese momento vi venir por el pasillo a mi anterior interlocutor acompañado ahora de una mujer que parecía ser la jefa (de los “mutantes”), pues poseía cierto aire autoritario y también estaba tan seria como el resto.

La Directora, se presentó estrechándome la mano y preguntándome al mismo tiempo si podía venir (mejor) al día siguiente, pues estaba justo esperando una conferencia telefónica desde Madrid y no sabía cuanto tardaría.

Yo aproveché la oportunidad y acepté, para retirarme luego sonriendo hacia mis adentros, pues no pensaba regresar nunca más a esa empresa…

Más tarde llamé y hablé con la recepcionista (mutante) para decirle que no volvería y para que transmitiera mi agradecimiento por la oportunidad a la Directora, luego le mentí y le dije que ya había aceptado otra oferta.

Unos meses después, me encontré con una vieja amiga que hacía tiempo no veía; luego de los saludos y las preguntas de rigor, me comentó estar muy estresada en su nuevo empleo, tanto por la cantidad de trabajo como por el mal ambiente que se vivía en la empresa donde trabajaba.

Al parecer, habían iniciado operaciones sin haber estado realmente listos para a hacerlo debido a las presiones desde casa matriz. Este hecho había ocasionado un desborde de tareas y una cantidad de problemas técnicos que hacían de la oficina un caos, lo que naturalmente afectaba a la plantilla… ¿adivinan de cuál empresa estoy hablando? Así que no se sorprendió cuando luego le relaté mi experiencia.

Yo le conté sobre la entrevista y sobre lo que había sentido meses atrás… Y ella me comentó que la persona que estaba ocupando el puesto al que yo había aplicado, estaba al borde de un ataque de ansiedad, pues los jefes (Directora mutante incluida) no hacían más que presionarle para tratar de llegar a metas y objetivos imposibles de cumplir en esas condiciones, lo que lo obligaba a estar en la empresa hasta altas horas de la noche y a tener que sacrificar sus fines de semana para intentar cumplir medianamente con sus responsabilidades.

_“Si lo hubiese sabido…”

Me dijo con tono desilusionado.

_"La oferta parecía tan buena y ¡estamos hablando de una multinacional!... sinceramente creo que no duraré mucho tiempo allí, de hecho estoy buscando otra cosa desde hace dos semanas".

Hablamos unos minutos más sobre temas intrascendentes y luego nos despedimos con los formalismos de siempre.

Epígrafe: No sé si alguno de ustedes cree en que los humanos poseen un sexto sentido, pero a partir de ese momento yo empecé a pensar que si.

Reflexión y consejo: Si te llaman para una entrevista en una empresa que realmente te interesa, ya sea por su prestigio, por las condiciones que te ofrecen o simplemente porque te gustó lo que viste en su página Web.

No dejes de aprovechar el momento, para demostrarles que eres capaz de comprobar, por ti mismo/a, que la empresa y la idea que te has hecho de ella, realmente coinciden...

Tampoco dejes de plantearte estas preguntas: ¿estás seguro/a de que es lo estás buscando? ¿tienes tus dudas sobre la empresa o sobre el puesto de trabajo? ¿existe alguna forma de obtener mayor información sobre la empresa? ... Si no estás seguro de poder responderlas, te aconsejo considerar otras alternativas, pues por muy deseperado/a que estés, una vez dentro, querrás irte... y tal vez no te sea tan fácil volver a iniciar otro proceso de búsqueda.

Por cierto... ¿Te ha sucedido algo similar a mi relato?, ¿crees y confías en tus instintos?
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

18 pensamientos sobre “¿Seguro que te conviene esa oferta de trabajo?

  1. amigoplantas

    La intuición existe, podemos negarla si queremos como podemos negar que el concepto de tiempo lineal se ha “relativizado”, por mera ignorancia

    De todas formas, estamos en un momento en el que ser muy selectivos en la selección de un posible trabajo no parece que sea un consejo generalizable, aunque sí servirá siempre para minorías especialmente capacitadas

  2. Alberto

    Hola Senior:
    Primero, me parece muy bueno que narres en primera persona, como un “Story Teller”, o cuenta cuentos. Yo creo que podemos decir mas, uasando las palabras tal y como nos gustaría que nos las contaran,
    Con respecto al texto, creo sinceramente que tenemos un sexto sentido, un poco mas desarrollados en las mujeres mamás, que se fundamenta en la experiencia, la memoria y la inteligencia emocional.
    Lo otro, es que cuando hacía el Diplomado en RRHH, el Director decía: “Cuando vayas a buscar trabajo, debes contestar tres preguntas:
    -Con quién vas a trabajar? (Mutantes no)
    -Qué vas a hacer? (Mas trabajo que el humanamente posible?)
    – Cuánto te van a pagar?
    Años mas tarde agregaría:
    _Dónde vas a trabajar? (Ciudad, oficina, barrio?)
    Debes tratar de contestar la mayor cantidad positivas. El mejor trabajo, las contesta todas que SI.
    Alberto

  3. Maria

    Puede que si influyera la intuición, el sexto sentido o simplemente, como dices en el texto, que prestaste atención y observaste a fondo. No es tan frecuente que uno se fije en detalles como la expresión de los trabajadores, la actitud emocional del entrevistador y el ambiente de trabajo; y creo que esto es un detalle importante. Después de todo vas a pasar casi más tiempo en la empresa que en tu casa. Buen post, sigue así y te contratan como guionista de pelis de misterio… je je.

  4. Carlos

    Hola SM,

    Me ha gustado mucho el post, pues refleja mi sentimiento y convicción de alcanzar lo que busco, tarde más o menos, pero debo luchar por alcanzar mi objetivo profesional propuesto, pero he de reconocer que la situación actual y el no estar en activo te hace meditar mucho sobre lo certero del planteamiento. Pero es una realidad lo que comentas, si no luchas por alcanzar lo que te motiva, pronto desearás salir de dónde has entrado, y puede que hayas roto una trayectoria brillante o hayas fallado a los puntos fuertes que promulgas (compromiso por ejemplo) si nada más aceptar una posición por tu propia presión de inactividad decides buscar otro proyecto sin que haya pasado un tiempo prudente (que suele ser dos años).

    Como bien dices, una multinacional puede tener mucho prestigio hacia el exterior, pero el interior puede ser tan diferente y alejado de esa realidad, que al entrar todo lo idealizado se te cae de repente. Hay que pensar, que en las multinacionales se da mucho los Reinos de Taifas en las diferentes delegaciones, cultura y valores propios bastante alejados de las que puedes consultar en la web del grupo y muy arraigados por el director de ese reino. Por eso es vital la investigación profunda antes de dar el SI.

    Aprovecho el post para hacerte una consulta ¿Qué tiempo se considera apropiado hoy, teniendo en cuenta que la situación actual está rompiendo todas las estadísticas conocidas, que un directivo puede estar “between jobs” sin que le pueda perjudicar a la credibilidad de su trayectoria?

    Gracias anticipadas.

    Saludos,
    Carlos

  5. José Luis del Campo Villares

    Buenas amigo. Me ha encantado la historia.

    A mi me ha pasado algo parecido pero a sabiendas de que no era lo que me convenia, me meti igual en el proyecto, pero es que las circunstancias obligaban a ello.

    Si que existe la intuicion, yo la definiria como instinto de supervivencia si me lo permites, es como que “hueles el miedo” y los problemas.

    Un saludo

  6. Nacho Muñoz

    Hola SM.
    Al leer tu historia llego a la misma conclusión de siempre: hay mucho por hacer en el ámbito del desarrollo de directivos, o por decirlo sin ser “consultolábico”, hay mucho que trabajar sobre personas que tienen a su cargo otras personas.
    Un saludo.

  7. Juan Martínez de Salinas

    Hola SM,

    La intuición es vital y tenemos que dejarnos guiar por ella antes de aceptar un trabajo. Porque observando todo el proceso de selección desde nuestros ojos de candidatos podemos recibir muchos datos claves. Es cuestión de ver más haya del cubículo cerrado de tu entrevista y entrevistador, es decir, ver lo que rodea todo eso.

    Hay veces que sino te convence digas que no porque luego uno se puede arrepentir por precipitarse. Esta claro que en épocas de necesidad como la actual depende esto de la necesidad de cada uno porque habrá gente que sino tiene otra cosa tenga que hacer de tripas corazón. Si se puede evitar es preferible buscar otra alternativa.

    Saludos,

  8. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola amigoplantas:
    ¡y bienvenido!… Es cierto que la intuición existe, y muy pocos se atreven a negarla, por lo general sólo lo hacen los ignorantes…Y ya sé que no estamos en buen momento para ser muy selectivos en la elección de las empresas, pero hay que tratar de hacerlo en la medida de lo posible, ya que luego es peor el remedio que la enfermedad, créeme.

    Hola Alberto:
    Ya quisiera narrar más en primera persona, pero muchos temas que trato son muy teóricos; no obstante tomo el testigo y haré caso a tus palabras… Muy buenas las preguntas que propones a manera de check list antes de la entrevista, apuntadas quedan.

    Hola María:
    Es cierto, puedo que yo sea demasiado detallista, además de intuitivo, pero eso también se aprende…

    Hola Gabriel:
    Yo creo que las películas y la cultura social, han hecho que veamos la intuición como algo mágico y abstracto, cuando en realidad forma parte de nosotros. Decir que no también es una decisión, y con consecuencias por su puesto

    Hola Carlos:
    Veo que has entendido el trasfondo de mi mensaje, y me alegro por ello, ya que la calma y la paciencia deben también incluirse en el proceso de búsqueda.
    Lo que apuntas sobre las multinacionales es muy cierto, y para trabajar e ellas hay que saber adaptarse a sus ritmos y burocracias (yo lo he hecho), ya luego se te hace más fácil. Pero con todos sus defectos, los beneficios de trabajar en ellas superan con creces lo de cualquier otra empresa pequeña.
    En relación a tu pregunta; entiendo que te refieres a la inactividad mientras consigues otro empleo ¿no?, si es así, la respuesta es de entre 6 y 10 meses, dependiendo de la posición, la empresa multinacional y el sector. Luego de un año comienza a ser sospechoso.
    Si quieres extender tu consulta siéntete libre de escribirme a mi correo y desde allí te asesoro mejor “off line” sm@seniorm.com

    Hola José Luis:
    Creo que es algo de instinto también basado en tu experiencia, cuando algo huele mal es que no te conviene.

    Hola Nacho:
    Si, es evidente que mucha gente llega a puestos de resonsabiliadd y aún no está preparados para afrontarlos, lo malo es que no se ven soluciones al respecto. ¿qué se puede hacer?

    Hola Juan:
    La intuición, el control mental, la calma y el saber buscar… son factores clave mientras se desarrolla la entrevista. No hay un empleo perfecto, pero si el que mejor se adapta a nosotros.
    SM

  9. Adrián García

    A mi em pasó lo mismo, lo mejor es que la empresa quería atarme al menos por dos años con un contrato bastante restrictivo, por suerte les di esquinazo, a pesar de estar en una situación difícil, en un trabajo que quería dear de inmediato.

  10. Carlos

    Gracias Senior por la respuesta y por el ofrecimiento. Sinceramente te lo agradezco. Haré uso con las dudas que me vayan surgiendo en esta carrera de fondo.

    El dato que me has facilitado, 6 – 10 meses, coincide con el que he visto en algún estudio publicado en la red, pero realmente viendo como están las cosas no sé si ese plazo se alargará obligatoriamente.

    Estamos en una coyuntura de crisis que ha paralizado mucho las contrataciones, en todos los niveles, las pocas que hay tienen mucha competencia y se intenta abaratar los procesos quitando intermediarios, que realmente son los profesionales de selección, y la propia empresa emprende los procesos, lo cual añade más subjetividad y quita profesionalidad.

    Ahora mismo, creo que las empresas, de todos los niveles, están más preocupadas haciendo ajustes que les permita sobrevivir a corto plazo que planificando para el medio-largo plazo, y por tanto la incorporación de talento lo tienen en un segundo plano, salvo urgencias claro o procesos que correspondan a una estrategia de reducción de costes, quito los altos costes y pongo costes más bajos, que también ocurre.

    Pero bueno, sea lo que sea, aquí estamos, en búsqueda activa, con herramientas, planes y acciones, que espero pronto tengan su recompensa.

    Suerte a todos!!!
    Saludos,
    Carlos

  11. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Adrián:
    ¡vaya! que suerte, ya que esos contratos son perjudiciales cuando no los podemos cumplir… Espero que hayas conseguido otra opción a tu gusto.

    Hola Carlos:
    Vale cuando quieras… Aunque es cierto lo que apuntas, te puedo decir que siempre hay puestos libres en las multinacionales, pues son empresas de alta rotación, sigue buscando.
    Slds
    SM

  12. Maria

    Hola de nuevo SM. El vídeo que has comentado sobre la intuición tiene su origen en este post precisamente. Casi casi que lo puse por y para tí. Un abrazo

  13. Pingback: 10 acciones concretas que te permitirán sobrevivir en un proceso de selección - Senior Manager

  14. Pingback: marcapersonal » Blog Archive » ¿Empleadores o Proveedores de trabajo?

  15. Pingback: andresperezortega » Blog Archive » ¿Empleadores o Proveedores de Trabajo?

  16. Pingback: Marca Propia » Blog Archive » ¿Empleadores o Proveedores de trabajo?