¿Por qué son tan diferentes los sindicatos a donde quiera que vamos? (Parte II)



Como continuación del post anterior... En este segunda y última entrega sobre sindicatos y países...

Mostraré las contrastantes diferencias de los sindicatos en España y Venezuela, como prueba de que las sociedades se estructuran en torno a su cultura y sus ideas, por lo que muchas organizaciones de corte social vienen marcadas por los últimos acontecimientos que hayan sufrido la regiones o el país en donde se ubican.

Es así como en Venezuela, por ejemplo, los sindicatos han tenido que adaptarse a los cambios políticos sufridos en los últimos años a consecuencia de la controversial llegada al poder de Hugo Chávez.

Mientras que en España, el movimiento sindical sigue muy ligado a sus inicios durante la época de la Segunda República y transformado más tarde por los acontecimientos (más recientes) ocurridos en los años de La Transición (los 70´s).
Sigue leyendo...
Sindicatos en España – Estancamiento, desfase y falta de adaptación a la nueva realidad

En España hablar de sindicatos o de movimientos obreros es rememorar la oscura era que sus agremiados vivieron tras el exilio derivado de la victoria franquista. En esa época y durante toda la dictadura, las actividades de la central pasaron a la clandestinidad y no fue hasta su resurgimiento, durante el marco de la transición democrática, que volvieron con renovadas fuerzas para convertirse en un ente influyente y enteramente dedicado a la recuperación y mantenimiento de los derechos de los trabajadores.



Pero una vez acabados los fervores reivindicativos y en pleno proceso de globalización democrática (y tal vez de algo de europeismo). Los sindicatos en España han quedado como simples entes moderadores y gestores de una pseudodefensa cada vez más complicada de los derechos de los trabajadores. Aquella función magnánima de tintes izquierdistas y de idealismo ha quedado tan obsoleta como el color rojo que aún utilizan en sus insignias.

Es innegable que aún mantienen una importancia relativa en ciertos asuntos de su competencia. Pero es evidente que su labor y su imagen deberán ser renovadas y adaptadas a la nueva sociedad española, si es que quieren que las generaciones futuras, ajenas a los sinsabores de la dictadura, se conviertan en sus agremiados.

Deberán entonces convertirse en un producto mejorado de aquellas organizaciones que una vez lucharon en contra de la dictadura y pasar a ser la nueva organización gremial que los trabajadores del futuro esperan para que los ayuden a defender sus derechos dentro de las nuevas tendencias empresariales.

Del mismo modo tendrán que poner más empeño en dedicarse a buscar mejores fórmulas para ayudar a los empleados en los problemas más cotidianos y dejar de darle tanta importancia a ver quién gana las elecciones entre UGT y CCOO o a seguir hablando sólo de reducir jornadas o aumentar los salarios, pues hay otros aspectos que los trabajadores consideramos más importantes ó más urgentes.

 

Sindicatos en Venezuela – Corrupción, partidismo y ahora anti-chavismo

Hasta hace poco los sindicatos en Venezuela eran meros instrumentos de los partidos políticos de turno y era una práctica corriente que el «buró» partidario (órgano del
partido de raíz leninista) marcara la política sindical a seguir. Esta práctica
no era sólo de un partido, sino de todos los partidos, que tenían a sus cuadros
sindicales subordinados a la voluntad de las autoridades políticas. Como era
de imaginar esto debilitaba estructuralmente al movimiento sindical, el poder
real era un poder «delegado» por el partido hacia la estructura sindical;
no existía un «poder en sí sino para sí».



En una de las empresas en las que trabajé, el representante sindical venía cada semestre a cobrar (en negro) una cuota prefijada que le permitía al empresario imponer sus condiciones dentro de la empresa con la venia del los sindicalistas de turno, así que cualquier problema laboral se "arreglaba" con dinero entregado por debajo de la mesa y los trabajadores seguían tan desprotegidos como siempre.

Ahora mismo los sindicatos en Venezuela viven una etapa de desconcierto y confusión al no haberse plegado de lleno a los designios del nuevo presidente, que de un plumazo dejo al país sin partidos políticos a los que asociarse. Existe ahora un nuevo y único partido al que ningún sindicato se había relacionado jamás, como resultado, la mayor y casi única organización sindical del país, aún no atina a fijar una política coherente ante la nueva y compleja realidad y tomando en cuenta el rumbo centralista y casi dictatorial que ha tomado el gobierno, será difícil que puedan lograrlo.

El fenómeno Chávez golpea el movimiento sindical en la tradicional brújula política de los gobiernos corruptos que otrora manejaban al país y deja sin piso el accionar tradicional de los sindicatos, que no era otro que el del clientelismo, la corrupción y el amiguismo que en definitiva dejaba de lado el fin sindical de proteger los derechos de los sindicatos.

Se podría decir entonces que actualmente no existe un verdadero movimiento sindical en Venezuela y que el que existía anteriormente está funcionando prácticamente en la clandestinidad, debido a que Chávez ha decidido unilateralmente no tener en su contra a ningún ente que pueda poner freno ni oposición a sus políticas centralistas pseudodictatoriales, muy similares por cierto a las impuestas por Franco al término de la Guerra Civil Española, aunque en condiciones evidentemente diferentes, claro está.

 

Aclaro:

Es menester agregar, que actualmente estoy inscrito en un sindicato español y que soy miembro activo del mismo en la empresa para la que trabajo, lo que podría parecerles contradictorio, pero tengo mis razones y no tienen nada que ver con “la lucha sindical”. Tampoco pertenezco al comité de empresa (por decisión propia) y me considero un asociado más que sólo busca estar al tanto de lo que sucede en la empresa. Así que creo que puedo hablarles con propiedad sobre el tema, pues he estado y sigo estando en “ambos bandos”.

 

¿Quieres hablar sobre los sindicatos de tu país? Si tienes más datos sobre la gesta sindical de algún país y deseas dar tu opinión, nos gustaría mucho escucharla.

Fuentes y artículos relacionados:

Rincón del marginado

El Blog Salmón

Nuso.org

 

Technorati reactions
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

2 pensamientos sobre “¿Por qué son tan diferentes los sindicatos a donde quiera que vamos? (Parte II)

  1. Xacir Deric

    Hola Senior!

    Interesante artículo, la situación sindical en Venezuela siempre estará ligada a la politica antes que a los intereses de los trabajadores. Tienes 3 ejemplos claros
    SIDOR, empresa siderurgica, en donde se levanto una huelga porque los trabjadores nunca cedieron ante las propuestas de la empresa, en especial los trabajadores afiliados al sindicato del partido de Gobierno. Qué paso? pues el Gobierno de Chavez nacionalizó la empresa y congeló la contratación colectiva, que obtuvieron los trabajadores NADA, que obtuvo el Gobierno y los lideres del “nuevo sindicalismo” Está demás decirlo.

    FEMSA, empresa mexicana, encragada de distribuir y embotellar los Productos Coca Cola. Por malas politicas laborales y claridad en la legislación de los Gobiernos anteriores a Chavez, se crearon figuras laborales fuera de la ley, la cual aceptaban ambas partes. Antes de que FEMSA tomará el control de la empresa, a muchos transportistas los tomarón como consecionarios (esto con la idea de poder pagarles más y no caer en lo duro de la antigua ley del Trabajo y los pasivos laborales), al momento de tomar Femsa el control, esta figura desaparece quedando los consecionarios (no trabajadores) fuera del vinculo comercial-laboral. Ahora ellos demandan ante la empresa y apoyados por el Gobierno, reivindicaciones de pasivos laborales, que ellos voluntariamente prefirieron dejar de lado para obtener mayor remuneración al momento. El resultado, un saboteo a las plantas de embotellamiento y distribución. Por suerte se han conseguido con un grupo de trabajadores y su sindicato que protejen la empresa y luchan contra esta intromisión aupada por el Gobierno, que es el que tiene el poder de hacer juicio sobre esta situación y prefiere quedarse callado y crear caos en la empresa.

    Por último, esta la situación de General Motors, ahogados por la negación de divisas (si en Venezuela no podemos gastar nuestro dinero como queramos si no como el Gobierno deseea) en la cual no pueden importar repuestos y materia prima que no se produce en el país, causando un cierre de la planta, sin contar el saboteo de el sindicato de trabajadores afectos al Gobierno. Que se avecina al corto plazo, la Expropiación de la Planta de GM.

    A la final es un canto de sirena hay muchos trabajadores que han caido en un juego perverso que es dañino a sus intereses, no se dan cuenta que el mayor patrón es el Estado, y es el que controla los tribunales y las Inspectorias del trabajo, y al momento de la verdad cuando tus intereses están lesionados, a quién vas a recurrir cuando te separen del cargo injustamente? a quién te despidió? Cuando ves al lider del sindicato Sentado Junto a Chavez, a los lideres de la empresa y al ministro del trabajo juntos tramando como van a destruir el IMPERIO, sabes que eres un cero a la izquierda… Es mejor un sindicalismo independiente y justo, a uno que se venda a factores políticos!!!

  2. Senior Manager

    Gracias por el aporte que has hecho al post… La verdad es que resulta interesante como estando de un lado o del otro los sindicatos en Vzla son igual de inútiles y de incapaces de hacer su trabajo.
    Y que triste lo que comentas sobre GM, siendo la primera empresa privada del país…Yo trabajé allí…
    Slds
    SM