Lo que no sabías sobre el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Lo que no sabías sobre el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Seguro que en la blogosfera ya habrás visto cientos de artículos que hablan sobre el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo; y estarás de acuerdo conmigo en que la mayoría son vulgares réplicas de otros artículos sobre el mismo tema. Lo que sucede es que la mayoría de estos clones son hechos por personas que no tienen ni idea de cómo explicar o proponer el tópico del lenguaje corporal, porque para hacerlo con propiedad es necesario haber tenido mucha experiencia en entrevistas.

Por otro lado, y sin desdeñar la valiosa información que puedan contener estos artículos (pues el contenido es muy cierto), verás que todos se enfocan en aspectos muy específicos que debes recordar y a los que debes estar muy atento; pero cualquiera que haya ido a una entrevista, sabe que nadie tiene la capacidad de recordar y mucho menos de seguir efectivamente todos esos consejos, que se supone se deben implementar al mismo tiempo y en situaciones muy específicas durante el tiempo que dure la prueba.

Así que cualquiera que intente recordar e implementar estos consejos de forma efectiva en una entrevista, se encontrará con una situación estresante y casi imposible de cumplir, que bien podría malograr la imagen que se deseaba dar al entrevistador. Es como tratar de ser varias personas a la vez mientras se trata también de aplicar varios estilos ajenos al nuestro, todo al mismo tiempo. Lo cual sabemos que no es posible, a menos que la intención sea la de demostrar una doble (o triple) personalidad.


Imagina entrando en la entrevista y en lugar de poner atención a lo que te dicen o a la situación, empiezas a pensar: ¿qué venía ahora?, ¿cómo hacerlo?, ¿y ahora qué hago?, ¿qué era eso que debía hacer…? ¿estaré haciendo lo correcto?, ¿era así o de la otra forma…?¡Bufff! Es una pérdida de tiempo que te sacará del verdadero enfoque que debes darle a la entrevista, que no es más que venderte a ti mismo y determinar si la oferta de trabajo realmente se ajusta a ti.

En este punto te estarás preguntando “¡Y entonces…! ¿Qué es lo que debo hacer?

Bueno, la verdad… es que el lenguaje corporal es fundamental en una entrevista, incluso más importante que cualquier cosa que puedas llegar a decir verbalmente y es muy posible que si se puedan aplicar un par de trucos de los que todo el mundo recomienda. Pero a menos que seas un actor consumado, será muy difícil que logres aplicar tantos consejos y ponerlos en acción en un mismo momento. Así que te propongo algo que seguramente si podrás poner en práctica.

Todo comienza en tu mente, pues eres lo que piensas y actúas de la misma forma. De modo que si estás convencido de que puedes tener un lugar en la empresa, entonces seguro que actuarás como tal. Si no te sientes seguro/a, empieza a cambiar tu línea de pensamiento hasta que estés convencido/a y no intentes forzarte con un lenguaje corporal que no va con lo que realmente piensas.

Las acciones reflejan los pensamientos y los pensamientos se convierten en acciones, así que cuando piensas con seguridad sobre algún aspecto, entonces probablemente te comportarás con seguridad y lo demostrarás al entrevistador a partir de tus gestos.

Presta mucha atención a lo que sientes, pues tus movimientos son un reflejo inconsciente de tus sentimientos, si logras controlar lo que sientes podrás pasar a controlar lo que expresas, y eso sólo se logra si estás consciente de lo que estás haciendo y diciendo. Mientras la gente habla, también se hace consciente de lo que dice, pero pocos pueden darse cuenta también de lo que sienten, sencillamente porque sólo pueden escucharse y no verse. Si pudiéramos tener un espejo enfrente cada vez que hablamos, podríamos concienciar también lo que sentimos, pero ya sabemos que esto es muy poco probable… ¿entiendes la idea del espejo?


Una entrevista es prácticamente una venta, tú te vendes a ti mismo/a y la empresa verificará si le interesa comprar. Dicho esto… si tú piensas y estás convencido de que eres la mejor opción para la empresa, lograrás también expresarlo con tus gestos y todo eso lo verá la empresa como un sólo conjunto. Resultado… comprarán lo que intentas vender. La frase clave: “Primero lo pienso luego lo expreso”.

Reflexión: Los entrevistadores no desean encontrar cabos sueltos, ellos quieren y necesitan saber todo sobre ti, así que pondrán mucha atención en el conjunto de lo que eres, dices y expresas. Así que apenas llegues a la entrevista, sube la cabeza, enderézate, pon una sonrisa en tu rostro y luego entra pensando en lo bueno que eres para el puesto que ofrecen, de esta forma, podrás también demostrarlo con tus gestos y sin preocuparte por ello.

Nota: Para complemetar lo expuesto en este post, te recomiendo leer los siguientes artículos afines:

Delcampovillares.com

BlogdeRRHH

Buscarempleo.es
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

0 pensamientos sobre “Lo que no sabías sobre el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

  1. José Luis del Campo Villares

    Muy completo articulo amigo.

    Gracias por mencionarme.

    Ultimamente esta tomando fuerza la entrevista telefonica, aunque sea la inicial, con lo que el lenguaje corporal esta pasando a un segundo plano. No obstante considero que es algo imortantisimo. La comunicacion nos dice que nos quedamos con un 54% de lo que vemos y solo un 18% de lo que oimos. Dicho esto, queda claro la importancia del lenguaje corporal.

    Saludos

  2. Luis

    Estoy muy de acuerdo con lo que expones. La práctica de entrevistar a diario nos da una ventaja muy sustancial sobre el entrevistado y debe ser así, porque cuando el entrevistado se da cuenta de que el entrevistador no es experto o profesional, la entrevista (en profundidad) no cumple su función.
    SI me lo permites, yo recomiendo dos cosas en la entrevista: naturalidad ( venderse como lo que uno es y vale; no impostar) y colaboración (no responder monosílabos, preparar la entrevista,…) pues los entrevistadores siempre tendremos una tendencia a colaborar con quienes colaboran con nuestro trabajo.
    Saludos.

  3. Juan Martínez de Salinas

    Hola SM,

    Lo que comentas es muy cierto. Antes de nada agradecerte el mencionar mi post sobre el tema.

    Por supuesto, la clave esta en conocernos a nosotros mismos tras el análisis previo de cómo reaccionamos a la hora de transmitir nuestra trayectoria profesional. La observación ayuda mucho.

    Eso si, lo importante es centrase en la entrevista y si uno cree firmemente en sus posibilidades tiene gran parte del trabajo realizado. Somos lo que pensamos de nosotros mismos y lo reflejamos.

    Saludos,

  4. Roberto Carreras

    SM, totalmente de acuerdo con tu post, ¿sabes dónde puedo ampliar información al respecto? Me parece un tema interesante y me mirado en los links que enumeras, pero no encuentro información agrupada y completo respecto al tema del lenguaje corporal. Quizá puedas recomendarnos algún libro? Gracias!

  5. E. Pampliega

    En resumen SM “se tu mismo”.

    Es necesario conocer el lenguaje corporal pero no cabe duda de que tenemos “nuestro lenguaje corporal” cambiarlo es complicado y requiere esfuerzo. Poco a poco, cuando pasas por entrevistas y luego, fundamental, las analizas, te das cuenta de tus errores y eso te permite corregirlos.

    Personalmente siempre me ha ido bien siendo como soy (bajito, feo y cantamañanas. Je,je) otra cosa me cuesta horrores y al final no sale bien. Cierto es que he ido “limando” ese lenguaje corporal para adaptarlo a lo “políticamente correcto”.

    Un saludo.

  6. Gabriel Schwartz

    Interesante SM, con el título tuve miedo que fueses reiterativo y ennumerarías la larga serie de consejos que suelen darse respecto al tema, pero te tuve confianza y seguí leyendo. No me equivoqué.
    Estoy de acuerdo con el paradógico consejo de “se espontáneo” y hago un pequeño aporte: cada vez que envío un informe psicotécnico me sorprendo de los diferentes enfoques que tenemos sobre las mismas cuestiones. Aspectos que uno podría considerar negativos resultan positivos para el puesto en cuestión y viceversa. Las entrevistas de selección y todas las pruebas complementarias agregan información sobre el candidato (y a su vez marcan un perfil de la empresa, que también el candidato debe evaluar – leer el post de SM al respecto !), a veces inesperada. El proceso de selección es una elección mutua que debe decidirse en poco tiempo, ambas partes tienen en cuenta pequeños indicios para “conocer” a su interlocutor y ninguno de los dos sabe exactamente qué está buscando el otro.
    Yendo a los consejos: es imposible preparse para todas las preguntas pero sí tener, lo más claro, posible las propias motivaciones y lo referido a la historia laboral. Lo demás es parte del misterio de inciar una nueva relación.
    Les dejo esta visión cuasi romántica…

  7. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola José Luis:
    El teléfono es un medio para tamizar la terna, tomando en cuenta el exceso de candidatos, pero las entrevistas formales siguen allí, no hay que confundirlas.

    Hola Luis:
    Gracias por sintetizar en dos oraciones el objetivo de este post. Eso es lo que hay que hacer: Ser uno mismo, pero habiendo preparado la entrevista.

    Hola Juan:
    Eso, somos un espejo de nosotros mismos y sólo debemos estar conscientes de que decimos con los gestos más de lo que expresamos con las palabras.

    Hola Roberto:
    Pues fíjate que no he leído libros sobre el tema, pero si muchos artículos dispersos en la web. Mucho de lo expongo lo he aprendido a lo largo de años experimentando en vivo estas situaciones, si sigues mi blog de cerca estarás leyendo cada día el libro que buscas.

    Hola Epampliega:
    Sin dejar de lado nuestra personalidad, es importante saber que la entrevista es parte actuación, parte interrogatorio y parte suerte. Lo mejor estomar en cuenta lso factores controlables y prepararlos lo mejor posible.

    Hola Gabriel:
    Gracias por el toque de romanticismo… Si, siendo espontáneo se puede ganar mucho en seguridad y eso el entrevistador lo nota, no obstante y aunque parezca contradictorio, siempre recomiendo preparar bien la entrevista, pues sigue siendo la única forma de hacer frente a tantas preguntas; pero siempre hya alguien que se deja vencer por los nerviso y por eso incluí este post, para esos que no saben o no pueden actuar.
    Slds
    SM

  8. alfredus

    SM,
    felicidades por el post.
    Somos lo que pensamos que somos, nunca voy a ser un buen candidato si salgo de casa pensando que no lo soy, por lo tanto, preparemos la entrevista y pensemos que somos el candidato perfecto que busca esa empresa.
    Puedo estar de acuerdo en que una entrevista es un poco de teatrillo (por parte de los dos) pero lo mejor es ser uno mismo, sobreactuar no queda bien.

  9. FaR LeGeND

    Genial entrada SM!!

    Estoy deacuerdo contigo en todos y cada uno de los puntos y las comas de esta exposición. Creo que esta entrada es de lo mejorcito que he leído en cuanto al enfrentarse a las entrevistas de trabajo se refiere. Un análisis concienzudo y muy detallado el que haces. Eres un verdadero maestro. Chapó!

    Un saludo.

  10. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola alfredus:
    Lo del teatrillo es cierto, pero es a veces necesario, ya que prácticamente en cuelquier lugar hemos de actuar alguna vez. La idea es usar nuestro cuerpo como vehículo de comunicación, pero sin tintes de actuación….gracias por pasarte.

    Hola FaR LeGeND:
    Gracias por tu comentario, la intención es proporcionar herramientas a los candidatos, ese es el fin.
    SM

  11. SuKi

    Interesante y práctico artículo sin duda. Me gustó el enfoque que le diste y la forma de introducirlo.

    Gracias por estos temas, me encanta aprender todo tipo de técnicas 🙂

  12. Pingback: Prepárate para la entrevista o prepárate para fallar - Senior Manager

  13. Carolina Zayas

    Hola, me gustaría hacer un comentario, pero desde la perspectiva del entrevistado novato, es decir, los recien agresados.
    No hay temor más grande que el enfrentarse a lo desconocido, es naturaleza del ser humano, sin embargo cuando te enfrentas a lo desconocido, y además te estan evaluando para decidir si cumples con los estándares o no, el temor aumenta en un porcentaje considerable, la pregunta del millon es ¿que tan competitivo soy ante los demás candidatos? será cuestión de confiaza en sí mismo? lo cierto es que mientras una persona se preocupa por hacer creer al entrevistador en una personalidad ajena, puede llegar alguien más que con frescura y carisma, apoyado por sus conocimientos, capacidades y habilidades, se quedará con el puesto para el cual ya se tenian muchos planes.
    Sería de gran utilidad tener acceso a las preguntas más frecuentes, y sobre todo saber expresar con claridad, como nos calificamos como profesionales, que se pretende dentro de la empresa, cuales son las espectativas y esos temas que si no se tiene una idea clara sobre los mismos terminan por arruinar la entrevista, y por crear panico, bloqueo y negación a todas las entrevistas.
    Saludos a todos, y mucho éxito en sus entrevistas de trabajo.

  14. vanessa romero

    hola, pues mi comentario es acerca de ser personas autenticas y no aparentar ante el entrevistador, muchas veces fingimos una personalidad que
    no tenemos y resulta contraproducente a largo plazo, debemos de mostrarnos tal cual somos para sentirnos comodos en nuestro entorno,laboral.