La Guerra de los Talentos – A new hope

Talento, un gran concepto que para algunos cobra validez en estos tiempos turbulentos, pero para otros pierde todo el sentido...

Para mí sigue siendo extraño tener que comprobar, en mis conversaciones con otros profesionales, que siguen acumulándose tantas interrogantes en torno al talento:

-¿Qué es el talento?
-¿Cómo se puede evaluar el talento?
-¿Uno mismo puede afirmar que tiene talento, o debería esperar a que lo digan los demás?




Y siguen las interrogantes...
-¿Cuáles competencias o aptitudes se necesitan?
-¿Qué tipo de formación o conocimientos se quieren?
-¿Cuándo se hacen obsoletos y cómo se pueden actualizar?
-¿Cómo puedo encontrar talento y cuál es su precio de mercado?

No hace mucho tiempo, en las empresas... Las personas eran enmarcadas en estatus según los títulos universitarios obtenidos, el dominio de idiomas e incluso por su condición social… el talento "no importaba"... Pero las cosas han cambiado y se podría decir que hoy en día, tanto la actitud como la capacidad intelectual son las claves en los nuevos modelos empresariales enmarcados en la nueva economía global.

También es bien conocido que las personas se mueven o cambian de empleo debido a la remuneración ofrecida, pero:

¿Hasta dónde será el salario una parte de la futura política de retribución en las empresas?

¿Será posible seguir poniendo y quitando personas de las empresas de forma continua sin crear efectos negativos en todo el mercado?

Actualmente, ya se comienza a notar una nueva actitud empresarial (¿una nueva esperanza?), pues las empresas empiezan formalmente a sustituir los rancios estatus y sus paradigmas caducos, por la destreza y la capacidad de los empleados; sabiendo que si no pueden construir un capital humano capaz de innovar, estarán condenados al fracaso.

No obstante, los conocimientos que las organizaciones necesitan para tener alguna probabilidad de éxito, los poseen pocas personas; es decir, hay escasez de talento. Esto sin contar que en las grandes multinacionales, en donde se precisa de un talento, si se quiere, cada vez más sofisticado, la oferta de candidatos no está cubriendo la demanda.

Es por eso que sigo pensando que pronto estaremos inmersos en esa "Guerra de los Talentos" de la que vengo hablandoanunciando desde hace algún tiempo. Pues creo que pronto será imperativo encontrar personas que sepan afrontar y analizar con éxito las nuevas formas de hacer negocios en entornos empresariales tan cambiantes y me preocupa que no haya muchas capaces de cumplir con todos los requisitos.
Se podría decir que actualmente atravesamos una especie de transición entre la era postindustrial y la era de la información y el conocimiento.

Y dentro de esta nueva etapa que ahora estamos iniciando y que la coyuntura económica precipitó.
La información y el conocimiento ya no son considerados como un medio, sino más bien como un valor en sí mismos.

..., y ese hecho ha elevado estos conceptos al primer plano de la gestión empresarial.

La información y el conocimiento se convierten entonces en una materia prima más (inagotables por definición) dentro de las empresas, y a diferencia del estatus, otorgan un rol preponderante a las personas: quienes pasan a ser los mayores productores y a la vez consumidores de dicha materia prima, que se ha convertido en indispensable para el desenvolvimiento de la empresa moderna.

Es en este punto precisamente, en donde se hace patente que las organizaciones requieren de más personas con talento y aptitudes, pues necesitan competir en entornos cambiantes que presentan cada vez un mayor nivel de innovación, de productividad, de calidad y de servicio.

Y en los años que llevo trabajando en empresas grandes, la experiencia me ha enseñado que las personas sólo consiguen desarrollar todo su potencial cuando están realmente convencidas de lo que hacen, lo cual no sólo les es útil para conseguir cierta realización personal, sino que concuerda, y en mucho, con los objetivos de la organización.

La mala noticia es que aún existen muchas empresas y organizaciones ancladas en el nefasto pasado de los estatus, y que siguen confiando en sus “marcas” como pilares del negocio, como si sus trayectorias importasen más que su futuro. Sin darse cuenta de que este modelo ya no funciona y que no tiene proyección en el tiempo. Es necesario que los directivos de estas empresas despierten y comience a facilitar la puesta en marcha de nuevas ideas.
“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, ni por cortar tablas o distribuir el trabajo… primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho” Antoine de Saint-Exupery

Ayuda bibliográfica: monografías.com
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

14 pensamientos sobre “La Guerra de los Talentos – A new hope

  1. Jose Miguel Bolivar

    Talento es una de esas “palabras comodín” que cada uno usa con un significado distinto. Para mí, talento es más que capacidad. Implica también que exista la voluntad de convertir esa capacidad en valor. Es también un modo de hacer y un modo de enfocar la propia contribución. Es saber trabajar de forma individual o en equipo en función de las necesidades. Creo que el talento es una representación de algo ideal y que rara vez se encuentra en estado puro. Hay profesionales que reúnen muchas cualidades para ser talento pero no todas. Por lo general son esos profesionales a los que se considera talento. En cualquier caso, el talento, como la belleza, está en los ojos del que evalúa…
    JM

  2. Pablo Rodríguez

    Estupendo artículo, Senior.

    Yo voy a comenzar por lo que nos dice la RAE:

    1. m. inteligencia (‖ capacidad de entender).

    2. m. aptitud (‖ capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación).

    3. m. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.

    Es decir, que está incluyendo tanto la inteligencia de la persona como su aptitud para el desempeño.

    Si a ello le añadimos una actitud adecuada, hemos conseguido tener a un trabajador motivado y apto, esto es lo que queremos.

    Y para ello, lo mejor sería alinear los intereses de la organización y los de la propia persona, que ésta vea como algo suyo lo que hace por la empresa.

    En este sentido, resulta muy expresiva la frase de Antoine de Saint-Exupery, que no conocía; de este modo los trabajadores se sentirán motivados por algo más, por el deseo de crecimiento, de progreso, de mejora, de alcanzar objetivos, etcétera, incluso sin necesidad de imponérselos.

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

  3. Luis

    Hola SM,

    El talento puede ser un concepto escurridizo, pero creo que sigue la regla de Pareto 80/20. En un grupo humano suficientemente grande hay en torno a un 20% de ellas capaces de “mover” al otro 80%, sea para construir ese barco del que hablas, para que vayan a una batalla y la ganen, para organizarlos en empresa y ser líderes…etc.

    En las empresas oimos muchas veces: “esta empresa la llevan Zutano, Mengano y Perengana” …pues esos son los del talento; a los que se echaría de menos si no estuvieran. Zutano puede ser un jefe de I+D que combine innovación con aplicación; Mengano un fiscalista que -sin ser el Director Financiero- es es que viasualiza antes que nadie los posibles problemas y soluciones y Perengana una responsable comercial con mucha empatía sobre los clientes y un fuerte ascendente sobre compañeros e incluso jefes. Competencias muy distintas pero aportando valor, como dice José Miguel.

    Saludos,

    Luis

  4. Gabriel Schwartz

    Son varios conceptos los que incluiste en tu post SM.
    Personalmente creo que el talento se refiere a la aptitud para determinada tarea, función o trabajo. se puede tener talento para lo artístico, lo intelectual, deportivo, para gestionar personas o para cocinar. El que pongamos en práctica nuestro talento es una cuestión diferente, depende de una cantidad de variables como la motivación, oportunidad, ayuda/capacitación y rasgos de personalidad. Las compañías pasan por diferentes momentos en los cuales precisan de competencias diferentes y valoran a los talentosos de acuerdo a sus necesidades. No me imagino al Barcelona con 2 Messi (un argentino talentoso al que le brindaron la oportunidad, sino estaría jugando con sus compañeros de trabajo, los domingos, contra otras secciones de la empresa) en el campo de juego, también se precisa a alguien que cuide la pelota.
    Coinicido contigo en que estamos viviendo una época de transición hacia nuevos paradigmas. Recuerdo un libro El coste de la Excelencia en el que se plantea que la dificultad está en que actualmente no sabemos exactamente qué se espera de nosotros cuando cumplimos determnada función.

  5. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola JM:
    Si, estoy de acuerdo en que se trata de una “palabra comodín” y precisamente por eso es tan polivalente, …y sin importar el significado que le da cada quien, lo importante es que es tangible, aunque se aprecie de forma distinta dependiendo del ojo con el que se mire… De que el talento existe no hay duda, ahora queda buscar la forma de poder medirlo con una regla en la que la mayoría esté de acuerdo…. Gracias. Me gustó: “el talento, como la belleza, está en los ojos del que evalúa…”

    Hola Pablo:
    Gracias por las definiciones, ya veo que hiciste los deberes 😉 Es evidente que todo se relaciona y de que hay un fin común cuando el talento se involucra dentro de estos conceptos… y si los mismos aplican a una persona en particular, pues hemos conseguido lo que estábamos buscando. La parte difícil sigue siendo saber cómo medirlo….

    Hola Luis:
    ¡Vaya! Que buen ejemplo ese del Pareto 80/20, pues ahora que lo pienso, podría ser un sistema común en casi todas partes, aunque en cierta forma se podría asociar con el liderazgo ¿no?, que sigue siendo talento para liderar… En cualquier caso, es cierto que el talento es escaso y que no lo posee todo el mundo por eso hemos de buscar y conseguir ese 20% que mencionas… gracias por tus comments.

    Hola Gabriel:
    Pienso igual que tú en relación a que el talento también es aptitud para determinada tarea, función o trabajo y que está relacionada directa y proporcionalmente con la motivación, oportunidad, personalidad, etcétera. Por eso si me imagino a dos Messis, pues aunque es difícil conseguirlos, seguro que con tesón lo logramos ¿no?. Aunque no lleguen a llamarse igual o uno de los dos no sea Argentino…
    Por cierto voy saliendo al Camp Nou a ver el Barça Vs. Manchester City allí si que voy a ver mucho “talento” 😉 Saludos amigo
    SM

  6. Jose Luis del Campo Villares

    Buenas amigo.

    El talento es algo innato en las personas y pocas veces el esfuerz y el tesón lo logra sustituir. Si mitiga las diferencias y acerca posturas entre unas personas y otras, pero el talento es el que marca las diferencias.

    Gestionar el talento es si cabe más complicado todavía, porque hay que encontrarlo, motivarlo y saber sacrle el máximo redimiento. En ese sentido muy pocas empresas actualmente lo sabrian hacer.

    Un saludo

  7. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola José Luis:
    Lo bueno, es que ya se está dando un giro en relación a la identificación, razón por la cual hemos de preparar a las empresas para que sigan “girando” en torno a esta tendencia.
    Slds
    SM

  8. Pingback: Motivación, anhelo, pasión o el camino al fracaso « lboisset’s Ruminations

  9. Savina

    Gracias por compartir estas reflexiones.
    Mi percepción sobre este asunto es que la clave radica en cómo hacer para que el talento se exprese donde genere la riqueza que requiere la organización. Esta es la clave, para mi, de la gestión del talento: comprender el proceso por el cual una persona decide inhibir la expresión de su talento en la organización. Y este proceso exige sí o sí una mirada al ejercicio del liderazgo. No creo que éste, el liderazgo, sea el único factor que desencadena la fuga del talento, pero sí estoy convencida de que es el factor que mejor podemos controlar, sobre el que estamos más preparados para intervenir.

    Aún así… creo que hay más talento que oportunidades. Por que ¿qué es un talento sin poder?

    Y poder, queridos, no hay para todos.

  10. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Savina: de nada… tu percepción es correcta, el talento a veces pasa desapercibido y hay que hacer que se manifieste. Una vez identificado, la labor de la empresas es atraparlo y fidelizarlo, es la mejor metodología. Precisamente nunca contamos con que hay más talento que oportunidades, pues el primero hay que buscarlo, mientras que las segundas están presentes… Para obtener talento hay que hacer que salga a flote… Buena aportación.
    Saludos
    SM

  11. Fernando Álvarez

    Por supuesto que estoy de acuerdo en la importancia y a su vez escasez de personas con talento y aptitudes adecuadas, y además creo que también es muy importante y creo que no suficientemente valorada la actitud de la persona. En mi opinión con una buena actitud y tiempo la aptitud y el talento terminan llegando.
    Un abrazo,
    Fer

  12. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Fernando:
    El talento se tiene o no se tiene, pues en parte es innato. Se puede desarrollar y conseguir buenos resultados, pero por ser tan difícil de crear y de reconocer, es tan escaso.
    SM

  13. Pingback: El talento y una nueva esperanza : Puerto Managers

  14. Pingback: La Guerra de los Talentos - A new hope