En realidad, el objetivo no es conseguir empleo, sino conseguir una entrevista

Esta semana recibí dos consultas muy similares sobre búsqueda de empleo del tipo: “consulta por desgaste”… Las llamo así, porque son las que hacen las personas desempleadas que por lo general están a punto de “tirar la toalla”, y que han dejado de buscar, porque (supuestamente) “no hay trabajo”.

En sus propias palabras; deciden abandonar la búsqueda o resignarse porque “ya no tiene sentido seguir buscando”.

En ambos casos, y aunque las historias eran diferentes, el error era el mismo: se habían planteado como único objetivo conseguir un empleo. De hecho, una de estas personas lleva ya dos años buscando sin conseguir nada, así que imaginen el nivel de frustración.

El problema es que se han concentrado en conseguir un único y gran objetivo: "encontrar empleo"; en lugar de separarlo en objetivos más "pequeños" o asequibles y con mayores posibilidades de ser alcanzados.


La búsqueda de trabajo, como cualquier gran objetivo, ha de separarse en eslabones que puedan irse concatenando a medida que se van superando. Hacerlo de otra forma significaría poner grandes esfuerzos en tratar de conseguir “algo”, que si no se logra alcanzar, terminará por frustrar a los que lo intentan.

En estos casos, siempre aconsejo fijar objetivos iniciales o intermedios dependiendo del caso; y sin lugar a dudas, el mejor objetivo inicial es precisamente conseguir ser llamado a una entrevista... y llegar a la entrevista ya supone muchas probabilidades a favor para alcanzar el gran objetivo fijado (encontrar un empleo).
Así que si nos concentramos en plantearnos primero lo que queremos conseguir y luego dirigimos los esfuerzos iniciales en lograr una entrevista, tendremos más posibilidades de cumplir ese objetivo y menos de terminar frustrados en el proceso.

Aquí te dejo algunos ejemplos de como separar los objetivos y colocarlos como escalones para subir hacia tu próxima meta: conseguir una entrevista:

Autodeterminación: Debes fijarte como meta el poder determinar y focalizar el tipo de empleos que te interesan y hacerte preguntas como: ¿Dónde deseo trabajar? ¿En qué tipo de empresa? ¿Bajo qué condiciones?

Análisis interior: Debes fijarte como objetivo el reconocer cuáles son tus fortalezas y debilidades, tu disponibilidad de hacer algunos trabajos o la indisposición de hacer otros. La idea es autoevaluarte.

Currículum Vitae: Tu objetivo aquí es impresionar al seleccionador. Así que lo más importante es una redacción motivante, un diseño diferente y una buena presentación… y luego saber a quién debes enviarlo o quién lo va a leer, para tratar de personalizarlo de acuerdo a esa persona.

Preparación: Un objetivo previo a la entrevista es saberte preparado para afrontarla... Antes de ir a una entrevista debes, como mínimo, haber memorizado tu currículo y tener un “speech” listo para cuando te llamen por teléfono, pues cada vez son más las empresas que realizan un primer acercamiento telefónico.
Tu mismo puede aplicar y diseñar tus propios pasos o mini-objetivos, y separarlos de la forma más conveniente. También puedes designar dos objetivos significativos y colocar metas intermedias que alivien el esfuerzo de concentrarse en conseguir un único objetivo.

Todo es cuestión de entender las ventajas de segregar nuestros esfuerzos en la búsqueda de empleo.
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

12 pensamientos sobre “En realidad, el objetivo no es conseguir empleo, sino conseguir una entrevista

  1. Formación y Talento

    Hola SM, creo que das en el clavo en este post. Por desgracia, son muchos los casos que vemos a diario en el servicio de orientación de gente que, como tú dices, está a punto de tirar la toalla. En estos casos que logren una entrevista es un logro, y se los suelo explicar por dos razones:
    -En primer lugar, si nos llaman para una entrevista, significa que nuestro perfil es interesante y potencialmente podría encajar en la empresa.
    -En segundo lugar, significa que aunque estemos período de crisis (palabra maldita), el mercado de trabajo sigue activo y las organizaciones siguen buscando empleados.
    Yo personalmente felicito a los usuarios que acuden a entrevistas y les insisto en que miren el vaso medio lleno, y no medio vacío. Es muy fácilo desesperarse en estas situaciones, pero hay que plantear objetivos y metas, independientemente de cómo esté el mercado.

    Saludos, Oliver

  2. Pingback: Tweets that mention En realidad, el objetivo no es conseguir empleo, sino conseguir una entrevista - Senior Manager -- Topsy.com

  3. Yoriento

    Pero no debemos olvidar que la mayoría de los empleos se encuentran por contactos así que el objetivo pocas veces será alcanzar entrevistas formales como seguir relacionándose adecuadamente.

    Y en niveles de cualificación medio-bajos, como tienen las personas que acuden a muchas oficinas de empleo de barrios modestos, el networking es el responsable del acceso al trabajo casi en el 90% de los casos.

    Por tanto, alcanzar una entrevista es un objetivo en algunos casos. Tal vez mejor no generalizar para no crear expectativas inadecuadas.

    Buen repaso enlazador¡ 🙂

  4. Formación y Talento

    Ufff Yoriento, lo que cuentas es cierto, muchos de los trabajos de poca cualificación se consiguen a través de contactos…pero entonces entramos en otro debate….¿Tiene sentido la orientación laboral para todos los perfiles? ¿Son válidos los talleres de entrevista o los cursos de búsqueda activa de empleo para estas personas? Creo que lógicamente los orientadores debemos adaptarnos a las diferentes tipologías de usuarios, pero entonces chocamos con la Administración, que nos dice que hay que atender a un determinado número de usuarios y de éstos hay que derivar a otros X a talleres….modernización de OPEA ya!!

  5. Begoña

    Buenas noches, SM y lectores!

    Es curioso cómo en estos tiempos de crisis, tenemos más presente lo que en realidad siempre ha prevalecido: para que haya contratación, previamente debe haber entrevista.
    Hoy en día es realmente un lujo tener la oportunidad. Y en estos casos, significa tener muchos números de ser contratado. Pero no olvidemos una óptica que creo no se plasma ni en el artículo ni en los post de momento presentes: en época de crisis, tendemos a creer que los contratantes- y es cierto-, disponen de mucho más personal para ocupar una posición, pero las selecciones nunca han sido sencillas y siempre corres el riesgo de equivocarte. He pasado por muchas más empresas de las que menciono en mi resumé, y creo fehacientemente que actualmente, habiendo tanto donde escoger, los decisores de a quién contratar lo tienen más difícil que nunca. Contratamos a alguien que tenga una formación apropiada pero inferior a la media presentada a la oferta, para cerciorarnos de que no va a tener opciones mejores? ERROR. Contratamos a alguien con formación muy superior a lo necesario para asegurarnos de que al menos tendrá capacidad para realizar el trabajo oportuno? ERROR. La diatriba es muy complicada, y podemos equivocarnos en todos los casos. Al final, simplemente es la química lo que funciona.

    Pero para que haya química, hay que eliminar los intermediarios. Personalmente opino que es un craso error dejar que empresas de selección o ETT se encarguen de seleccionar personal para ocupar una posición determinada. Además, con mucha frecuencia y especialmente si la contratación se efectúa a través de una ETT, suele darse el caso que el entrevistador dispone de una formación y experiencia muy inferior a la empresa susceptible de ser contratada, y son estas personas las que seleccionan al personal como candidatos óptimos a la posición ofertada- SIN PALABRAS- . Se pierden candidatos muy válidos y apropiados por el camino a causa de los intermediarios. Es difícil aconsejar a alguien que “enamore” a su interlocutor intermediario, cuando quien finalmente debe contratarle, es otra persona. Por eso, abogo por las entrevistas directas con la empresa contratante, más todavía, por la persona determinante de tu contratación , que generalmente es tu superior directo.
    Sí, conseguir la entrevista es esencial, pero también lo es conseguirla con quien realmente merece la pena, para ambas partes: el trabajador también tiene derecho a saber dónde va a entrar, y en más de una ocasión nos ahorraríamos perder el tiempo si nuestra primera impresión fuese directamente con el centro de trabajo donde se supone queremos pertenecer.

    Un saludo.

  6. Germán

    ¡Muy bien!
    Descomposición del problema, disgregar metas, mantener la iniciativa y la autodeterminación… y no frustrarse. Nadie nos va a estar pasando la mano cariñosa por la espalda a modo de consuelo y en muchas ocasiones es bueno mantener un espíritu de “cabreo” cuando se siente que flaquea el de la lucha. Y en estos casos, como dice Oliver, es necesario mantener -en la medida de lo posible- el espíritu positivo destacando el lado bueno de las cosas (lo cual, bien es cierto, requiere esfuerzo).
    Un saludo, Senior.

  7. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Oliver:
    Gracias por enriquecer el post con tus comentarios y preguntas, las cuales han atraído debate. El hecho fundamental en este tema, es que los candidatos tengan claro que no deben fijarse una sola meta y que segregar es la clave para alcanzar un empleo.

    Hola Yoriento:
    Muy cierto, y estoy de acuerdo con el matiz. Sólo aclarar que el post intenta que las personas no se centren en un solo y único objetivo. Precisamente los comentarios de Oliver giran en ese sentido y de hecho encuentro sus interrogante perfectamente válidas y reflexivas.. Gracias por pasarte y comentar.

    Hola Begoña:
    Pues si, el paso más difícil sea tal vez conseguir esa ansiada entrevista, por eso hemos de centrarnos en su preparación.
    Gracias por incluir tus apreciaciones en cuanto a la dificultad de los seleccionadores y a la “química” necesaria en todo proceso de selección, pues complementa el contenido del post.
    Lamentablemente, no podemos evitar que las ETT se encarguen de seleccionar personal para ocupar una posición determinada, pues las empresas están buscando economizar en la búsqueda, así que lo tenemos difícil.
    Me gustó tu frase: “Conseguir la entrevista es esencial, pero también lo es conseguirla con quien realmente merece la pena”, pues denota la esencia de mi propuesta. Un saludo.

    Hola Germán
    Celebro que te agrade
    Espero que los consejos sirvan para evitar frustraciones y sobre todo para hacer entender que las cosas hay que hacerlas a pasos, en lugar de a saltos….gracias por pasarte
    Saludos
    SM

  8. Jose Luis del Campo Villares

    Buenas amigos.

    Claro está que la disgregación de un gran objetivo, como es el de conseguir trabajo se puede cambiarse por la consecución de otros pequeños objetivos que nos permitan llegar al final, pero yo creo que de nada valen estos pequeños objetivos si perdemos de vista el objetivo final y que se encunentra en nuestro horizonte.

    ¿Cúantos desempleados les daría igual hacer un buen curriculum o impresionar al entrevistador, con tal de que les dieran el trabajo? Estoy seguro que incluso si les dicen que los cogen porque son “el candidato menos malo” seguro que también aceptarían el trabajo.

    Yo creo qeu en esta ocasión el objetivo final prima por encima de los objetivos intermedios. Nadie se encuentra satisfecho con realizar 10 entrevistas de trabajo todos lo meses, porque eso es sinónimo de que no le han ofertado un trabajo en las entrevistas anteriores.

    Un saludo

  9. Pingback: Solicitud de consejo y orientación (más de un año sin encontrar empleo) - Senior Manager

  10. Begoña

    Buenas noches, Jose Luis del Campo Villares.

    Estoy de acuerdo con que el objetivo final es conseguir el empleo, pero previamente al mismo, a no ser que seas el hijo del jefe, tienes que pasar por una entrevista, y ésta es determinante. Sin oportunidad, no hay premio.

    Un saludo.

  11. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola José Luis: Al contrario, separar objetivos es una técnica común para aumentar las probabilidades. Tal vez habría más gente trabajando si entendieran este principio. No se trata de hacer 10 entrevitas sino de buscar “la entrevista”.

    Hola Begoña: Gracias por la reafirmación… nos leemos.
    SM