El teletrabajador se da cuenta de que prefiere la oficina

El teletrabajador se da cuenta de que prefiere la oficina

¿Hemos retrocedido en cuanto a la conciliación laboral?




Llevo un par de años promoviendo y hablando sobre el teletrabajo, tanto aquí en el blog como dentro de la empresa para la que trabajo.

Pero cuando finalmente se han hecho los primeros intentos de implementación efectiva y cuando parecía que la conciliación laboral empezaba a ser una realidad generalizada, han surgido los primeros inconvenientes.

Lo extraño es que ya no son los empresarios los que ponen obstáculos al teletrabajo, sino que ahora son los mismos empleados, los que han presentado problemas de adaptación al nuevo concepto de trabajar fuera del recinto de la empresa.


Al parecer, la ventaja que representa trabajar cómodamente desde casa (o desde cualquier lugar fuera de la empresa) tiene otro matiz para los actuales teletrabajadores.

Después de un tiempo, que varía entre los 3 y 6 meses, y una vez que estas personas han experimentado, superado y asumido la etapa de:
“¡Qué bien, estoy trabajando desde casa… no más atascos ni más levantarme temprano... y se acabó lo de lidiar con mi jefe todo el día... estupendo, ahora trabajaré con albornoz y pantuflas!”

…han comenzado a descubrir ciertos aspectos negativos que les afectan desde un punto de vista "social"… y es que después de un tiempo, estas personas comienzan a echar en falta el ambiente socio laboral de la oficina, y empiezan a descubrir que les hace falta experimentar algo tan cotidiano como charlar con el colega de “al lado” o de interactuar socialmente con sus compañeros de trabajo.

Tal vez ningún experto consideró el aspecto social negativo de trabajar en casa, y sólo se centraron en las ventajas paradigmáticas y supuestamente positivas (soñadas) de lo que significa trabajar desde la “comodidad del hogar”.

Tampoco se tomaron en cuenta otros aspectos como los efectos de la inmovilidad que supone estar muchas horas encerrado en un mismo lugar (el hogar), y en el que también se hace vida familiar o personal.

Conversando sobre estos hechos con mis ex-colegas de Norteamérica, me he enterado de que los teletrabajadores que viven en ciudades o lugares muy alejados de la sucursal a la que pertenecen en EEUU, han adoptado una especie de solución que han denominado “Coworking”.

El Coworking consiste en arrendar espacios de trabajo (o cubículos), en donde estos tele-empleados trabajan junto a otras personas (en su mayoría desconocidas), con el fin de “recrear” un ambiente de oficina, y sobre todo, para alejarse del hogar, al que luego de la experiencia inicial, consideran como el peor lugar para trabajar. Terminando así con el mito de que "trabajar en casa es lo mejor del mundo".

Por cierto, en EEUU la mayoría de teletrabajadores viven en ciudades distintas y distantes a las escogidas como sedes por sus respectivas empresas.

Es paradójico como hemos idealizado siempre el hecho de trabajar desde casa como una experiencia placentera y positiva, siendo que para muchos es todo lo contrario.

Es así como el Coworking se ha convertido en un lucrativo negocio, y actualmente hay empresas que se dedican a crear y gestionar este tipo de espacios destinados a profesionales en situación de teletrabajo. De hecho han conformado una comunidad y hasta tienen un blog.

¿No les parece curioso que después de tanto empeñarnos en luchar por conseguir que el empleado trabaje desde casa, hayamos descubierto que el trabajador se siente más cómodo trabajando en una oficina?

...¿quién entiende a la especie humana?

Post relacionados:
Felix Peinado
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

0 pensamientos sobre “El teletrabajador se da cuenta de que prefiere la oficina

  1. Pingback: links for 2009-06-03 | t-orienta.info

  2. Adrián García

    Estupendo SM,

    Llevaba años esperando este dato, está claro que lo que nos hace humanos es la necesidad de socialización y, por tanto, necesitamos pasar parte de nuestro día con personas. Los problemas que se plantean por trabajar fuera de casa se compensan con los beneficios.

    En mi caso particular, el mero hecho de ver gente trabajando me ayuda a mantener la concentración y las paradas son más cortas y desconectas más si las compartes con alguien.

    No conocía el Coworking, pero es un resultado “estúpido” (en el buen sentido, es decir, contrario a la propia lógica) para el esfuerzo de todos aquellos que lucharon por el teletrabajo. Que además entiendo que pagarán los propios trabajadores y, si es así, es como reducir el sueldo por volver a estar en una condición de la que te querías librar.

    Me parece bien que la gente luche por sus derechos, pero en este caso, hemos confundido los objetivos y los beneficios.

  3. cotizaciones bolsa

    Este articulo me viene al pelo, ya que no hace mucho pensé yo sobre esta modalidad de trabajo.
    Muchas veces yo también he sido de la opinión de que me gustaría trabajar desde casa, de echo, aparte de mi trabajo, en casa suelo hacer mis cosillas. Pero bueno, a lo que ibamos. Llegué rapidamente a la conclusión que tu mencionas.
    El trabajar desde casa, puede llegar a saturar rapidamente. Y justo pienso que es por dos cosas principales, la monotonía, de no salir de casa (aunque hayan atascos, etc…. es imprescindible salir de casa, porque si no el ambiente se enturbia), y otra cosa muy importante, es la relación con los compañeros. Eso es fundamental.
    El teletrabajo, puede ser como convertirte en un Ermitaño.

  4. Pablo Rodríguez

    Hola, Senior.
    Tienes razón, normalmente analizamos las ventajas del teletrabajo para empleado y empresa, y no analizamos los inconvenientes (por cierto, en otro post podrías analizar los inconvenientes desde el punto de vista de la empresa 😉

    Yo no lo puedo comentar desde el punto personal, pero sí tengo una amiga que disfrutó del teletrabajo un tiempo. Y nunca mejor dicho, porque como comentas, al cabo de un tiempo de disfrutar de las ventajas, se agobió un poco, en su caso no ya tanto por la falta de contacto social, sino porque notaba que al no estar presente en la empresa, se perdía cosas, estaba desconectada… porque claro, estando físicamente en la empresa, siempre estás más al tanto de todo.

    Yo creo que depende también del tipo de trabajo que se realice, por ejemplo si alguien se dedica a contabilizar facturas de proveedores, por ejemplo, posiblemente podría hacerlo igual desde casa (de hecho, muchas empresas lo tienen externalizado).

    También depende del ambiente que logres tener en casa para trabajar, si consigues tener un ambiente separado, y tienes cierta tranquilidad para hacerlo, puede ser factible.

    Yo creo que en cualquier caso siempre es bueno mantener cierto contacto, para que no pase como en el caso que contaba, de manera que, por ejemplo, un par de días a la semana se mantenga el contacto presencial en el trabajo (es una posibilidad, supongo que hay otras que irán surgiendo en el debate).

    Saludos
    Pablo Rodríguez

  5. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Adrián:

    Puede que yo sea uno de los pocos empleados a los que les gusta ir a trabajar, y de hecho considero mi oficina como mi segunda casa. Tal vez sea porque aquí me siento valorado por lo que hago y porque veo mi casa como el lugar de reposo y convivencia familiar que debería ser.
    Yo no puedo trabajar desde casa y prefiero hacerlo aquí (escribo esto desde mi oficina), incluso me siento más cómodo gestionando el blog desde aquí…por algo será.
    Muy buena tu intervención Adrián y me gustó tu última frase: “Me parece bien que la gente luche por sus derechos, pero en este caso, hemos confundido los objetivos y los beneficios”… reveladora como la vida misma.
    Un abrazo.

    Hola cotizaciones bolsa:

    Pues ya sabes que no es la panacea y que estar con otras personas compartiendo labores, puede que sea mejor que cualquier otra cosa. Lo que pasa es que de forma paradigmática nos han vendido que trabajar es malo, cuando es la actividad más dignificante que existe, pues nos sirve para probar que servimos para algo, los problemas accesorios son otro tema.
    El hogar definitivamente está bien para hacerlo de vez en cuiado pero no como actividad repetitiva, pues al final agobia. Yo no puedo hacerlo, y creo que la casa es para compartir con la familia y para descansar.

    Hola, Pablo:

    Es lo que pasa, creo que los expertos debieron analizar con ejemplos reales el teletrabajo antes de emitir opiniones sobre las supuestas ventajas de trabajar en casa.

    Gracias por incluir la experiencia de tu amiga, pues son muchos los casos como el de ella; y aunque también depende del tipo de trabajo y la personalidad; está claro que somos seres sociales y que necesitamos conectar con los demás.

    En relación al post que me propones sobre el punto de vista de la empresa. Te propongo realizar uno conjunto, ¿qué te parece? Si te interesa pasemos a off-line y enviame tu correo a través de mi sección de contacto del blog.
    Saludos
    SM

  6. Pablo Rodríguez

    Gracias, Senior, gracias Adrián.

    Me parece estupenda la colaboración que me propones, estaré encantado de realizar el “sharismo” contigo, ya hablamos.
    Hasta ahora

  7. Manuel Canga

    Hay una cosa que no has comentado, y es que los Coworking aunque están fuera de casa suelen estar muy carcanos a la misma. Así se tienen todos los beneficios del teletrabajo( para mí el más importante, el ahorro de tiempo y dinero en ir y volver a la oficina ) y también del trabajo presencial(tienes vida social, además con grupo de gente que te cae bien, pues tu escoges junto con quien teletrabajas ).

  8. diseño web valencia

    Pues muy interesante el tema. Tanto el artículo en si, como las opiniones. Ahora es mi turno..jeje.
    A ver, yo también en alguna ocasión he pensado que debe ser una maravilla trabajar desde casa, pero luego he llegado a la conclusión, de que tiene que tener sus muchas pegas. El contacto con la gente, para mi es el principal.

    Esto es como cuando nos quejamos de que duro es la vida de trabajador. Pero yo soy de los que piensa que que haríamos si no trabajaramos. Muchísima gente, y no creo que me equivoque, podria caer hasta en depresión.
    Como tú dices, el trabajo dignifica. Y hay que separar lugar de trabajo y hogar.
    Yo por suerte o por desgracia, aparte del trabajo en oficina, tengo que trabajar en casa en proyectos propios, y puedo decirte, que es muy duro, a la vez de que requiere de mucha planificación, orden, y voluntad.

    Por último, un conocido que trabaja como diseñador freelance, trabajaba desde su casa en Finlandia, pero allí también existen lugares como los que comentas, que están preparados para que trabajen desde allí y se sientan más como en una oficina.

    Bueno, pues un saludo y me sigo pegando una vuelta por tu blog, que está muy bien.

  9. Jaime Izquierdo

    Hola SM,

    La verdad es que no me extraña nada… hace mucho tiempo que venimos comentando este tema en mi entorno, y ésta es nuestra conclusión: es una forma de trabajar diferente, y como tal requiere competencias diferentes: como la tolerancia a la soledad, la autodisciplina, o el control del tiempo, que no todo el mundo tiene. No es que sea mejor ni peor, es que no es para todos sin más. Por ejemplo, hay gente que trabaja muy bien a ráfagas pero que necesita paradas habituales para charlar, a éstos les llevas a su casa solos y se mueren en una semana.

    Y eso que yo trabajo EN casa, no DESDE casa. Si tuviera un punto de referencia fuera de casa seguramente me costaría más trabajo.

    Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un saludo,

    Jaime Izquierdo, http://www.competencias20.com

  10. patata

    Creo recordar que ya Alvin Toffler en su libro La Tercera Ola, vaticinaba el crecimiento del teletrabajo…pero también preveía que el teletrabajo podía caer en el riesgo de limitar la interacción social mínima que exigimos las personas (y que el trabajo presencial sí que cubre)

    Un dato importante es situar el libro en el momento que se escribió -1980- cuando las redes informáticas no habían comenzado ni a despegar.

    Saludos y felicidades por tu blog

  11. Senior Manager

    Hola Adrián y Pablo:
    Vale, colaboremos, pasamos entonces a off-line.

    Hola Manuel:
    Bueno, depende del país… y también depende de si existen espacios “coworking cerca”. En España es un concepto nuevo y creo que en Barcelona sólo está CINC. En EEUU si que puedo decirte que ya pululan estos espacios por doquier, de hecho mi cuñada trabaja de esta forma. Y lo de escoger a tus compañeros es también relativo, ya que si escoges el espacio más cercano a tu casa tendrás que convivir con los que ya lo estén ocupando. Creo que es difícil generalizar sobre estos aspectos. Aún así, me parece importante recalcar lo que expones sobre el ahorro y lo que ganamos en vida social.

    Hola Diseño Web Valencia:
    Pues ya ves que no es tan “maravilla” como parece. Si que creo que cada quién es un mundo y para eso están las preferencias. Lo que si es muy cierto es que trabajar nos ayuda a crecer como personas, y desarrollar una actividad es lo que nos mantiene motivados por vivir.
    Gracias por incluir el caso concreto, pues ayuda mucho a explicar el sentido del post.

    Hola Jaime:
    Que bueno que mencionas aspectos importantes como la tolerancia, la soledad, la autodisciplina y el control del tiempo, ya que son fundamentales para una correcta adaptación laboral a nuevos entornos, y sólo los más adaptables podrán sobrevivir en las tendencias que se avecinan. Así que me quedo con tu frase: …”es una forma de trabajar diferente, y como tal requiere competencias diferentes”
    Agradezco mucho tus acertados comentarios

    Hola patata:
    Pienso que Alvin fue un visionario (no leí el libro), pero de los que usan el sentido común, ya que si nos ponemos a ver, con un poco de sentido común cualquiera se hubiese podido dar cuenta de que el hombre necesita vivir en sociedad; por lo que un paradigma tan difundido como las bondades de trabajar en casa, sólo tiene cabida en los ilusos.
    Excelente tu mención sobre este libro, pues demuestra que no sabemos escuchar las teorías más básicas a tiempo.
    Saludos
    SM

  12. Isabel

    Queremos lo que no tenemos…
    Bueno, en mi caso siempre he preferido la oficina como lugar de trabajo, aunque se agradece que la empresa facilite el poder trabajar desde casa en caso de necesidad, a través de la conexión “en remoto” al correo corporativo o facilitando teléfonos de empresa, etc.

  13. Pingback: www.negociame.com

  14. Eugenio de Andrés

    Un post muy interesante. Yo creo que además el enfoque que planteas se hace más crítico en España, donde la socialización parece un rasgo muy carácterístico de nuestra cultura. De hecho esta peculiaridad hace que los esfuerzos de la actual Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios choquen continuamente con un fuerte muro muy difícil de derrumbar.

  15. José Luis del Campo Villares

    Como digo yo, en este vida hay que valer para todo, y se vale o no se vale.

    Siempre es atractivo el teletrabajo, pero hay gente que neceista del contacto humano , del clima laboral, de la competitividad,.. como un factor motivante en su dia a ida.

    Todos inicialemnte ven lo positivo pero no valoran los contras.

    Yo creo que para el teletrabajo hay que valer.

    Un saludo

  16. Quique Coach

    Si lo que haces te apasiona, lo de menos es el lugar donde lo haces. Somos unos quejicas.
    Dicho esto, es muy importante la interacción , y hoy , con una conexión a Internet, ya depende de la persona.
    Después de unos meses despegado de la oficina, hoy he estado en un complejo de oficinas……voy a hacer una generalización como la copa de un pino: la gente está muerta en vida….parecen zombies. Siento que les debo mi esfuerzo para demostrarles que otra vida es posible….
    Un saludo a todos los bloggers!

  17. Jose Miguel Bolivar

    Yo creo que hay de todo. En mi empresa más de la mitad de la plantilla teletrabaja y no he oído a nadie quejarse (es voluntario teletrabajar excepto si vives fuera de Madrid). Yo mismo llevo años teletrabajando y no lo cambio por nada del mundo. Otra cosa es que teletrabajar no debe significar aislarse. Yo sigo yendo a la oficina uno o dos días a la semana para mantener el contacto con mis compañeros, pero comienzo trabajando desde casa y cuando ha pasado la hora punta de los atascos me acerco en un momento, aprovecho para tener alguna reunión, como con los compañeros y por lo general vuelvo a casa a seguir trabajando allí antes de que se líe el tráfico.
    Es cierto que después de un par de semanas en casa sin relacionarte con tus compañeros te falta algo. Por eso lo idóneo es, una vez más, sustituir la limitante O por la enriquecedora Y. La solución es teletrabajar Y poder seguir yendo a la oficina de vez en cuando. Y, en cualquier caso, el teletrabajo debería ser una opción, no una obligación.
    JM

  18. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Isabel:
    Los humanos somos así, y cuando lo tenemos, pues nos preguntamos si no estábamos mejor antes… somos inconformistas siempre.
    Yo también prefiero la oficina, pues me siento cómodo aquí, y jamás he podido trabajar bien desde casa, pues lo he intentado con todas las facilidades que mencionas de conexión y herramientas… gracias por pasarte y comentar.

    Hola Eugenio:
    Pues si, en España si no se socializa parece que no se vive y de allí viene el origen de la poca factibilidad del teletrabajo. Por eso nos tomamos dos y tres horas para comer y por eso cenamos tan tarde. Si esta situación no cambia, la cultura nos dejará en atraso.

    Hola José Luis:
    El teletrabajo es atractivo porque se ha idealizado, pero no porque es el lugar óptimo para desempeñar una actividad. Lo que si es cierto es que no es una actitud generalizada y seguro que hay personas que si pueden hacerlo. Como bien dices, hay que valorar los pros y los contras.

    Hola Quique:
    Interacción es la palabra clave…y mucho va atado a nuestra cultura latina de contacto. Aunque por lo que cuentas, existen lugares en donde las personas parecen más bien robots, pero te aseguro que la mayoría no son así.

    Hola José Miguel:
    Es cierto hay de todo, y estoy seguro que hay más casos como el que comentas. Gracias por incluirlo por cierto, pues siempre es importante encontrar puntos divergentes que nos den las dos caras de la moneda y poder analizar bien la situación.
    En mi empresa también tenemos teletrabajadores, y los más antiguos se quejan mientras los más nuevos no, lo que me confirma en cierta forma la teoría de la socialización. De hecho muchos han pedido volver a la oficina, pero esa petición se ha mezclado con los ERE y ahora no sé cuantos no dicen nada ni se quejan para dejar las cosas como están por miedo a perder sus empleos.
    Creo que lo mejor es hacer una combinación como sucede en tu caso particular e ir alternando entre la casa y la oficina, pero lamentablemente no todo tienen la oficina cerca, como los casos que me han contado de EEUU, en donde no tienen más opción que la de ir de Coworking.
    Gracias José Miguel por tu aporte a este post.
    Saludos
    SM

  19. Jaime

    Yo soy muy partidario del teletrabajo, de hecho lo he esstado realizando durante un tiempo (como año y medio) y me resulta muy cómodo. Pero no lo veo como SUSTITUIR la oficina por tu casa, sino como dedicar un porcentaje de tu tiempo en casa y otro en la oficina.
    De la semana, pues estar lunes, miércoles y viernes en casa y martes y jueves en la oficina, o así… Nos sigue haciendo falta el contacto personal digamos “rutinario”, y además, de esa manera, creo que se planifica mejor el trabajo, porque te acostumbras a tener “a mano” a alguien en unos momentos determinados…

  20. Pingback: El teletrabajador se da cuenta de que prefiere la oficina | Finanzas economia

  21. Pingback: Ahora los teletrabajadores quieren volver a la oficina | Finanzas economia

  22. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Jaime:
    Compartiendo días si y días no, el efecto es mucho menos severo. Pero… ¿se puede seguir llamando a esta forma que propones teletrabajo?.
    Creo que no. Yo me refiero más bien a las personas que por la distancia no puden ir a la oficina y trabajan de forma constante en sus casas, y es por eso que buscan contacto con gente pero en espacios similares a la oficina.
    Gracias por tu intervención.
    SM

  23. Jaume Armengol

    Hola, quería haceros llegar mi propia experiencia.

    Hace más de un año que teletrabajo y tengo muy claro que es lo que mejor se adapta a mi forma de ser. Siempre he chocado con la componente política de las organizaciones en su versión interna (la externa es más natural cuando gestionas relaciones con clientes) y mis mayores sin sabores en las empresas han venido por la sección no productiva de mi trabajo, aquella relativa al posicionamiento barra peloteo… No quiero generalizar ni observar las cosas como si yo no participase también de ellas, pero mi experiencia resume que de la jornada laboral un porcentaje nada desdeñable del tiempo empleado es malgastado (ojo malgastado desde mi punto de vista, que hay quien ve en ello la verdadera razón de ser de su trabajo – el resto es el disfraz) en los juegos sociales. Eso es tolerado por la organización por dos razones (creo):

    1- Es la propia cultura que han bebido los ahora jefes antes curritos. Se retroalimenta y perpetúa.

    2- Si te pagan por tiempo en el sitio, pero no por tiempo efectivo y ambas partes lo sabéis, se establece una relación de fuerzas en la que el empleador puede solicitar de golpe el tiempo no dedicado para necesidades puntuales. Eso se viste de mil maneras distintas, pero en el fondo es como cuando a mi un jefe me dijo “por mi como si estás todo el día jugando a golf, mientras tu trabajo esté en tiempo y bien hecho”. El truco estaba, ya lo intuí entonces y comprobé después, en que el fondo y la forma de tu trabajo no era definido por ti sino por tu jefe. El tenía la sartén por el mango, y tú estabas dentro de la sartén.

    Con el tiempo he sido jefe y se me han caído bastantes principios del liderazgo y trabajo en equipo por el camino. Lamentablemente me ha funcionado mejor la mano firme (y a veces dura) que la corresponsabilidad (aquella en la que se basa el teletrabajo).

    Al final son mis prioridades personales las que han marcado mi destino profesional, he perdido muchas oportunidades por priorizar que -en lo posible- no se pasaran mis hijos pequeños la vida en una guardería, de hecho no han llegado a pisarla… ahora empiezan el colegio. Y sinceramente eso me ha realizado infinitamente más que ningún puesto que haya ocupado jamás. Quizás prefiero ser cabeza de ratón.

    Ahora estoy desempeñando mi profesión en régimen de teletrabajo y sobre el papel es casi imposible hacerlo (pues tradicionalmente son imprescindibles las reuniones con clientes). Está claro que presencialmente hay cosas que podrían realizarse mejor, y mi empresa lo sabe, pero le compensa porque me tiene motivado y dando lo mejor de mí por ella. Y eso no son palabras vacías.

  24. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Jaume:
    En primer lugar decirte que agradezco mucho tu extenso comentario en base a tu experiencia, ya que ha enriquecido al resto de contenido del post.
    A mí también me ha funcionado mejor la mano firme (y severa) que la corresponsabilidad, y tal vez por eso he sido siempre un poco reticente con el teletrabajo y me imagino que si los empleados no trabajan en la oficina, mucho menos lo harán desde sus casas, con todas las distracciones al alcance de la mano.
    Me quedo con tu frase “En el fondo y la forma de tu trabajo no era definido por ti sino por tu jefe. El tenía la sartén por el mango, y tú estabas dentro de la sartén.”
    Gracias por tu valioso aporte.
    SM

  25. Jaume Armengol

    Al contrario, agradecerte a ti que tengas a bien dedicar parte de tu tiempo en trasladarnos un punto de vista (en mi opinión) privilegiado y experiencias enriquecedoras de las que aprender (si ya tropezaste tú y encima pusiste una indicación en el camino, si encima me caigo es por deporte).

    Hace tiempo que veo el teletrabajo como una estrategia que puede ser ganadora para algunas organizaciones que por medios y dimensiones no pueden captar a los mejores talentos, pero si lo pueden hacer por filosofía y adaptabilidad (flexibilidad) de la organización a los diferentes candidatos. Además existen aspectos muy interesantes para llegar a perfiles que tienen arraigo en su lugar de origen /residencia (en España sabemos mucho de arraigo), precios de la vivienda (un excelente piso en Cáceres es un cuchitril en Getafe)… de forma que con imaginación y gestión (el subtítulo de este blog) se puedan sintonizar empresa y empleado…

    Quería tan solo servir de contrapunto desde mi propia vida profesional a la tendencia que marcaba el post (muy respetable desde luego), porque seguramente sea el equilibrio el resultante (siempre lo es, no?)

    Y sí, la corresponsabilidad es la clave. Pero yo que también he tenido que perseguir a gente no ya para que hiciera bien su trabajo, sino para que lo hiciera simplemente, he creído ver que dedicar ese esfuerzo era un error que yo mismo realimentaba (aunque casi siempre no tenía armas para evitarlo) y que me impedía hacer aquello en lo que realmente aportaba valor a la organización. A veces, puede ser necesario un cambio de modelo (lo más difícil ya lo sé) e implantar métricas y mecanismos tecnológicos de control no invasivos (básicamente correlaciones estadísticas que detecten desviaciones, baja productividad, etc). En mi opinión la solución no es ni mucho menos el teletrabajo sino la gestión de la diversidad en la plantilla y que la flexibilidad sea una de las variables básicas de la relación entre empleado y empresa (pero de forma verdaderamente bidireccional).

    Otra frase “chorra” estilo gregueria: la motivación es la gestión de nuestras expectativas de éxito.

    Mi enlace linkedin, por si alguien tiene más interés en contactar y conocer cómo yo encaro este tema concreto.

    http://www.linkedin.com/in/jaumearmengol

    Seguiré aprendiendo, ves colocando señales 😉

  26. Senior Manager

    Jaume: Muchas gracias de nuevo por tus comments, sobre todo por aportar tus propias experiencias y soluciones coherentes… Comentarios como los tuyos, le dan un valor añadido al contenido original planteado. Es casi como si parte del post lo hubieses escrito tú…. Un abrazo.

    Jaime…Muchas gracias por el enlace… si que ha sido interesante, si…
    Saludos
    SM

  27. Pingback: Mitos, hechos y fábulas sobre el teletrabajo y la conciliación laboral. - Senior Manager

  28. marisa

    hola he leido tu comentario sobre el teletrabajo. la verdad es que me interesa mucho este mundo.he mandado diversos curriculums pero siempre me salen empresas piramides o que tengo que pagar primero.Sabes si hay empresas en españa que esten interesadas en personas como yo?.si es asi me puedes informar donde? en espera de tusprontas noticias te saludomuy atentamente. marisa

  29. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Marisa: En realidad hay pocas, más que nada por que no creen en ello. No obstante, si que existen, pero son muy demandadas. Te recomiendo buscarlas en redes sociales.
    Saludos
    PR

  30. Jaume Armengol del Pliego

    Hola Marisa,

    Yo teletrabajo desde hace tiempo y mi recomendación sería plantearse primero qué habilidades específicas eres capaz de desarrollar mejor que la mayoría y si éstas se pueden desempeñar a distancia.

    Como dice Pedro Social Media puede ser una buena salida (p.e. como Community Manager) aunque en realidad la cultura descentralizada de Internet te permite a optar a varias funciones que se pueden desarrollar de forma no presencial. Si además estuvieras dispuesta a trabajar como autónoma y a un régimen semi presencial (ir a la oficina 1-2 veces a la semana) las posibilidades se amplían.

    Eso sí, son momento complicados, por lo que tienes que asumir que cualquiera que se arriesgue contigo (y más en esas condiciones) casi seguro te pedirá que asumas tu también una parte de riesgo (por eso te digo lo de autónoma).

    Que tengas mucha suerte. Un saludo, Jaume.
    http://twitter.com/besmarthinkfree