El Día del Contribuyente


Ahora que tenemos la declaración de rentas a la vuelta de la esquina y que muchos de vosotros ya habéis cumplido con vuestro deber formal del pago de impuestos (para los lectores de fuera de España, aquí se declaran los impuestos en Junio).

Es el momento propicio para informales sobre El Día del Contribuyente, un tema no tan conocido pero si muy importante del cual me mantiene al día Ana Yerro,
Responsable de comunicación de Institución Futuro Think Tank Independiente, Web de investigación que visito regularmente.

El Día del Contribuyente es el primer día del año en el que un individuo (que podría ser usted), una empresa o la misma sociedad en su conjunto (ciudadanos y empresas), ha ganado suficiente dinero como para satisfacer sus obligaciones tributarias. Es entonces un indicador que nos dice la presión fiscal en función del número de días de trabajo que a lo largo del año se necesitan para satisfacer las obligaciones tributarias. Así que dependiendo de la presión fiscal, diferente en cada Comunidad Autónoma española y en cada país, la fecha puede variar.

Si, ya sé que suena un poco complicado, pero se los voy a tratar de "traducir"…Debemos partir desde la premisa de que los servicios públicos no son gratuitos, en realidad los pagamos todos (juntos) a través de nuestros impuestos. Así que "El Día del Contribuyente" es simplemente el día exacto del año en que cualquiera de vosotros dejó (en la práctica) de trabajar para pagar impuestos al Estado y comenzó entonces a trabajar para generar ingresos en su propio beneficio. Mientras más alejado se encuentre dicho día del 1º de enero de cada año, entonces más habremos pagado impuestos sin sentido.

El problema es que la mayoría de los ciudadanos tienen la convicción de que se puede abusar de lo público por su propia condición de público (¿y gratuito?), cuando en realidad no terminan siendo tan gratuitos todos estos servicios de los cuales disfrutamos, pues en la práctica se financian con el dinero de todos, por lo que mientras más los utilicemos o mejor dicho “mal utilicemos” mayor será también nuestro gasto público repercutiendo luego en los impuestos que pagamos todos.
Sigue leyendo...
Es conveniente entonces crear conciencia sobre el uso de la cosa pública en función del beneficio de todos. Lo que en teoría se traduce en una reducción del gasto por la vía impositiva, que luego podría resultar en un incremento del ahorro o de la capacidad de consumo de los ciudadanos en general.

Como apoyo a su campaña de sensibilización ciudadana en función de lograr una racionalización del gasto público, "Institución Futuro Think Tank Independiente" ha creado una calculadora de impuestos, para que cada contribuyente pueda realizar de manera personalizada un cálculo, que le permitirá saber con pasmosa exactitud, el día exacto del año en que dejó (efectivamente) de pagar impuestos a la administración y comenzó a trabajar para generar ingresos en su propio beneficio o para su propio uso y disfrute. Además, en la web se incluyen cifras del Día del Contribuyente en España y la comparación con otros países europeos, además de otras utilidades como vídeos y fotos.

Como ejemplo, nos demuestran como durante el año 2007, la sociedad española en su conjunto comenzó a trabajar el 1 de enero sólo para beneficiar al Estado y no fue hasta el 21 de mayo que pudo disponer de sus ingresos para sí misma.

Dicho de otro modo, no fue sino hasta bien entrado el mes de mayo de 2007 que los españoles comenzaron a utilizar el dinero fruto de su trabajo para sus propios asuntos y no para asuntos públicos. Cuando lo que nos gustaría a todos es poder utilizar el dinero proveniente de nuestro esfuerzo diario en nuestro propio beneficio y usufructo.

Siendo este un problema que nos compete a todos, es menester recalcar que la única salida para solucionarlo o paliarlo en el corto plazo, es tomar conciencia activa para que de forma colectiva, la ciudadanía en general haga un uso más responsable de los servicios públicos y que los utilice sabiendo que en realidad no son gratis, pues está visto y comprobado que el exceso de uso y el uso innecesario lo terminamos pagando todos.

 

Para más información pueden ir a la fuente en este enlace: El Día del Contribuyente
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

2 pensamientos sobre “El Día del Contribuyente

  1. Maria

    Otro buen post Senior que involucra a tus lectores y a sus experiencias y emociones. Otra vez ¡felicidades!

    Desde luego los servicios públicos no son gratis, por el contrario, son caros. El uso responsable debe proceder en primera instancia de quienes los administran y el ciudadano medio opina que funcionan aberradamente mal. Aun sin tener un ápice de idea de su funcionamiento interno el juez y parte en que se han convertido los medios denotan todo tipo de deficiencias, desde la burocracia pasando por la sanidad y la justicia que el ciudadano percibe en toda su magnitud. Si vamos a trabajar varios meses para pagar estos servicios lo que tenemos que hacer es EXIGIR que funcionen a pleno rendimiento. Si los ciudadanos los estan utilizando mal (ejemplo las urgencias hospitalarias) es la administración quien debe organizar una criba más efectiva o delegar en quien sepa hacerlo mejor. Estaría bueno que habiendo pagado por un servicio sea el propio usuario quien, sin tener ni idea de lo que necesitará de cualquier servicio, se autoaplique resctricciones o acaso todo el mundo sabe cuando es necesaria una inyección de tétanos cuando se corta?
    Por otro lado en un estado de bienestar como el nuestro es inadmisible que las pensiones no alcancen para la mera supervivencia de los trabajadores. Pagar pensiones en función de lo ganado/pagado en impuestos, más a los más ricos, menos a los más pobres, me parece retrógrado cuando lo recaudado ofrece la posibilidad de redistribuir la riqueza, al menos, al final de la vida.

  2. Senior Manager

    Hola María:
    Gracias por complementar el post con tus valiosos comentarios. Espero que se cree conciencia sobre el verdadero valor de los servicios públicos.

    Hola Roy:
    El problema de los países de latinoamérica en relación al fisco es la desconfianza, una vez superada podrán avanzar.