El Coaching…¿Es una ciencia o un arte?

El Coaching…¿Es una ciencia o un arte?


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como una continuación al polémico post anterior... En ésta entrega, José Luis y éste servidor, terminamos de darle forma a nuestra intención de luchar a favor del coaching y en contra de su detractores; o en contra de los detractores de Platón y Sócrates, cuya “mayeutica” se podría interpretar como el humilde origen del coaching (así como el de otras técnicas).

Se dice que Platón, a sus alumnos les daba disertaciones para que abriesen su mente y pudiesen plantearse las cosas de la vida diaria de un modo diferente (la mayéutica). De esta forma, podía desarrollar y establecer un vínculo de amistad con ellos, pero nunca dejaban de ser lo que eran, “sus alumnos”.

Más recientemente, el coaching moderno nació como un vehículo de ayuda para la mejora personal y continua del individuo, pues inicialmente surgió como apoyo a deportistas de elite y desde allí fue que dio el salto al mundo de la dirección empresarial, para luego crecer exponencialmente y extenderse a todos los ámbitos sociales.

Es así como a finales de los años noventa, surgen: el coaching profesional o personal, el ejecutivo o directivo, el individual o colectivo,…, así como también una variante bastante peligrosa, que se ha definido como coaching “ontológico” y que se ha constituido como un verdadero negocio, al derivar en conductas sectarias.

Federico Resnik lo define también como coaching coercitivo o como el dice y citamos: “lo llamo coaching de la alienación o enajenación; es decir: un sistema de coerción sectario al mejor estilo Hare Krishna o secta Moon”. Una figura de líder o mejor dicho “gurú” que surge con un poder de convocatoria y convicción mediante el cual alinea las mentes de quien los escucha en su propio beneficio. 




Estas facciones o derivados del coaching, son las que más daño le han hecho a la profesión, pues son las que confunden a las personas con definiciones encontradas.

Por eso aclaramos que estas prácticas distan mucho de ser verdadero coaching, dado que en su definición, son contrarios a lo que busca el coaching; es decir, convertirse en una herramienta de desarrollo personal del individuo, sin la necesidad de alienarlo ni de sustituir sus pensamientos. Conceptualmente son completamente contrarios, cosa muy distinta es que el “gurú” emplee herramientas de coaching para conseguir sus fines. Mezclar las dos cosas es un grave error.

Tenemos pues a personas que aseguran que cualquiera puede ser coach. Y puede que conceptualmente tengan razón, ya que conociendo las herramientas del coaching, cualquier persona podría serlo. Un familiar, un amigo, alguien que nos conoce… cualquiera puede hacernos ver el “camino”, y podría ser nuestro coach; en teoría si es posible, pero no en la práctica, ya que si miramos estrictamente la naturaleza del coaching, podemos ver que esto no es factible. Lo malo es que esta posibilidad conceptual también ha aparejado un menosprecio hacia esta profesión, debido precisamente a esta tendencia a pensar que cualquiera puede desarrollarla.

Si encontráis algo de lógica en todo lo expuesto anteriormente y si queréis identificar al verdadero coach por sobre todos los farsantes que andan por allí diciendo serlo; les mostramos las seis cualidades clave que todo COACH debe reunir:

1. Habilidades de comunicación. Es decir, capacidad de escucha, habilidad para transmitir ideas y para dar feedback, mientras demuestra interés por el diálogo.

2. Empatía. Sentir verdadero interés por el otro mostrando aceptación de lo ajeno, que sea capaz de asomarse a la otra persona, entendiendo su punto de vista desde su misma óptica.

3. Honestidad. Es decir, integridad, credibilidad, responsabilidad para interactuar con las personas de forma sincera, recibir confidencias, sabiendo lo importante de mantener siempre la confidencialidad.

4. Actitud positiva. El optimismo y la confianza son imprescindibles para ver el potencial de las personas y para hacer que estas a su vez lo puedan ver.

5. Flexibilidad. Es decir, creatividad, adaptación al cambio y visión estratégica. Todo proceso de coaching implica aprendizaje y todo proceso de aprendizaje supone abordar cambios.

6. Inteligencia Emocional. Aceptación de la vida, una cierta espiritualidad, son, entre otros, aspectos que potencian el autodesarrollo. Asimismo, la meditación, el yoga y algunas artes marciales, se cuentan entre las prácticas habituales de muchos coaches.

De todo esto se deduce una cosa, el coach es una “figura externa”, es decir, posee la habilidad de empatizar con la persona, pero no le une ningún contacto emocional. Es honesto con lo que hace pero no esta condicionado por un vínculo sentimental.

Debido a esto, un familiar o un amigo no podrían ser un buen coach, pues la unión emocional se lo impide, ya que dificulta la objetividad y la honestidad. Con lo que no sería un “buen acompañamiento”. No todo el mundo puede ser coach de cualquiera.

La única crítica que si sería admisible en contra del coaching, es que se trata de actividad muy poco reglada hasta la fecha; es decir, no existen estudios universitarios para esta especialidad, así que prácticamente cualquiera puede ofrecerse como coach, pudiendo existir un alto grado de intrusismo.

Las personas que se dedican a esta profesión provienen del sector laboral en el que se han desarrollado, ya sea en puestos directivos o en otros desde donde defienden esta profesión.

Pero estas debilidades no pueden servir como base para críticar al coaching, sino más al sistema que existe en el mundo laboral.

Lo que si es cierto, es que cada vez más se va regulando la actividad del coaching, con lo que este intrusismo irá desapareciendo poco a poco. Nos podremos encontrar siempre con “malos profesionales”, pero eso no significa que el coaching sea malo.

Es necesario saber discernir entre una cosa y la otra, sobre todo para poder argumentar y emitir opiniones sin errores, como las de algunos detractores que no tienen ni idea de lo que hablan.

En cierta forma, y en esto estamos seguros como autores de este post, el coaching es (en esencia) una ciencia, mientras que el coach podría ser un artista, pero no “un encantador de serpientes”, como pretenden señalarlo en algunas fuentes.

El coach puede ayudarte a eliminar lo superficial, dejando que la persona se quede sólo con lo esencial y sólo los artistas pueden lograr esta especie de magia que hace ver las cosas desde otra perspectiva, hacerte ver la simplicidad en las cosas por encima de todo.

Por eso pensamos que cualquier crítica o punto “oscuro” sobre el coaching, es total y perfectamente rebatible, sobre todo cuando los argumentos encierran el problema en calificar a la persona que ejerce la profesión y no al coaching como ciencia.

Como reflexión les dejamos esta brevísima conversación que mantuvieron un día dos grandes filósofos:
Henry David Thoreau dijo
"Simplifica, simplifica, simplifica... nuestra vida se esfuma en los detalles."
 
A lo que Ralph Waldo Emerson respondió:
"Un solo 'simplifica' hubiera sido suficiente."

¡Gracias de nuevo José Luis por tan enriquecedora experiencia colaborativa…!

SM
DESCRUBRE ARTíCULOS SIMILARES
Compártelo
¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir contenidos similares
Tranquil@ no enviamos spam, sólo contenido de valor.

19 pensamientos sobre “El Coaching…¿Es una ciencia o un arte?

  1. Jose Miguel Bolivar

    Me reitero en mi comentario de la primera parte. Es lo mejor y más riguroso que he leído sobre coaching en mucho tiempo. Lo único que no comparto es la crítica al coaching ontológico, aunque reconozco no conocerlo en detalle.
    JM

  2. Concha Barbero

    Las personas que se dedican a esta profesión tienen que haber comenzado por sanarse interiormente para poder orientar a otros. Es decir, tienen que haber conectado con su propia luz, que es lo que verdaderamente nos deslumbra, y lo que lleva esa magia o ese arte al que te refieres. El arte sin iluminación no es arte.

    Me parece una profesión preciosa (a la que me encantaría dedicarme si tuviera otra vida más, porque ya no doy más de sí:-) porque impregna de humanismo al mundo empresarial, ya que está basada en una escala de valores imprescindibles para quienes deben conducir a otras personas.

  3. Senior Manager

    Hola JM:
    Gracias por tu comment; es simplemente el producto de trabajar en equipo con un mismo fin y en total concordancia con el tema central. Apunto tu inciso sobre el coaching ontológico y voy a profundizar con un colega experto en la materia a ver qué opina.

    Hola Concha:
    Muy inspiradoras tus palabras, ojalá más gente pudiera interpretar el coaching de esa forma y desde el interior tal y como expones. El verdadero coach es en si un artista y es por eso que está abierto a darle su toque personal.
    Saludos
    SM

  4. Gabriel Schwartz

    SM, me gusta el título aunque opino que son un poco temerarios los conceptos:

    Estoy de acuerdo en las competencias que debe tener un coach aunque falta una importante: conocimiento. Las ciencias se construyen a través de las constantes comprobaciones de hipótesis, en la práctica. Luego viene el debate, la reflexión, nuevas ideas y la vuelta a la práctica.

    Cuidado con lo de “coaching ontológico”. La ontología del lenguaje tiene un sustento teórico importante basado en estudios que son aceptados por la comunidad científica.
    Estás cuestionando el “para qué” y no el “qué” en sí mismo. El arte está en cómo se aplica lo que se sabe.

    Les propongo que contemos casos prácticos y que intercambiemos opiniones.

  5. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Gabriel:
    Creo que he aprendido más contigo en realción al coaching que en los libros cobsultados… a ver qué te parece es caso real que presento mañana. Voy a conversar con un coach ontológico certificado para que se involucre y me ilumine.

    Hola José Luis:
    Creo que Yoriento ya dejó su opinión clara en el post anterior.
    Saludos
    SM

  6. Quique Coach

    Hola SM. Es mi primera intervención por aquí, aunque te llevo siguiendo un tiempo. Un millón de gracias por los recursos que ofreces.
    Soy Coach Profesional (es decir , vivo del coaching).
    Tus posts arrojan una buena luz sobre esta preciosa profesión, pero por mucho que debatamos por escrito, va a ser muy difícil convencer a nadie de la utilidad del coaching.
    La utilidad es muy clara y no hay más que ver la evolución de esta profesión. Luego, como en el resto de profesiones los hay buenos y malos. No me parece un argumento de peso el aseverar que el Coaching no sirve simplemente porque aún no haya enseñanza reglada (y no os preocupeis que ya está llegando).

    Tengo que decir también que el Coaching necesita una labor de clarificación importante, porque hay una confusión enorme al respecto.

    Para mí es un arte sobre todo. Aunque tiene una parte (base) de método, procesos, desarrollo, etc….. ésta base , sin alma, no sirve. Y como bien dice Concha Barbero (muy bueno tu comment) , un buen Coach se debe haber “currado” previamente a sí mismo. Desafortunadamente , estamos en un mundo donde pesa más el método, el libro, que el alma. Y los que hablamos en estos términos se nos tacha de idealistas, vacíos, metafóricos…..pero hay algo irrefutable : somos 5 inteligencias, no sólo 2. Aparte de la inteligencia física y mental , existe la inteligencia emocional, la inteligencia energética y la inteligencia espiritual. Está bien cultivar las 2 primeras, pero no hay que obviar las otras 3. En fín, que lo mejor, a quien tenga dudas que haga una sesión. A mis clientes siempre les ofrezco la primera sesión gratuita , así que si alguien tiene dudas ya sabe….

    Un abrazo, y gracias por el post Senior!

  7. Wirwin

    En mi humilde opinion no se trata de satanizar o santificar el coaching, simplemente de verlo como realmente es y vos lo acotas muy bien en este y anterior post, para mi muchas veces no tenemos la suficiente vision o perspectiva de un problema porque estamos inmersos en el mismo, el coaching te ayuda a ver de distintas opticas de tu entorno. Lo que si es importante que la persona que te apoye en esta gestion debe de tener experiencia sino no puede aportar nada y no cumplira la funcion del coach.

    muy buen post

  8. Gabriel Schwartz

    Muy bien SM !

    Compartamos.
    El coaching y las prácticas “uno a uno” tienen el problema que pocas veces existe la posibilidad del intercambio de opniones con colegas.
    Sólo uno sabe lo que hace o dice en las entrevistas, charlas, sesiones o como se las quiera llamar…

  9. Adrián García

    Muy interesante el post, estoy de acuerdo en que el coaching no es bien entendido en todos los casos.

    El coaching está muy bien si se consigue un ambiente no forzado, si no solo se consiguen las respuestas que se quieren oír y el trabajador no saca más que la sensación de estar observado en exceso.

    En mi opinión muchas empresas utilizan esta herramienta como un arma de adoctrinamiento y eso es un error grave, pero como apuntas, un buen coach puede generar mejoras claras en la percepción del trabajador en todos los ámbitos.

  10. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Quique:
    Pues bienvenido, espero que sea la primera de muchas intervenciones.

    Si yo también he estado en tu blog y la verdad es que es muy inspirador…
    Tienes razón, me está resultando muy difícil convencer a los detractores sobre la utilidad del coaching y es por eso que espero que pronto llegue su reconocimiento académico… De hecho, esta intervención tuya ha dado más luz al respecto, de eso estoy seguro, y para completarla, en unas horas estaré publicando un caso práctico para ver si puedo avanzar en el tema de convencer a los incrédulos.

    Gracias a ti por comentar, muy importante haber mencionado lo de las cinco inteligencias…

    Hola Wirwin:
    No sólo experiencia sino verdadero talento; los malos coachs hacen mucho daño a la profesión (yo no lo soy) y por eso es importante saber reconocerlos. El coaching es una ciencia pero el coach es un artista.

    Hola Gabriel:
    Ese aspecto no lo había pensado ¡ves!, por eso es que tus intervenciones son tan valiosas para este blog.
    Lo primero que me imaginé con eso que dices fue el consultorio de un psicólogo grabando en cassettes la sesión, como antes…pero sólo fue mi imaginación.
    Es importante compartir, tienes mucha razón en ello.

    Hola Adrían:
    Precisamente estás mencionando los errores que comenten los coachs no profesionales, y debido a ellos es que la profesión tiene esa sensación generalizada de devaluación, cuando en realidad su valor es incalculable, gracias por pasarte.
    Saludos,
    SM

  11. Un mundo complejo

    Muy buen post SM.

    Nos dejas una buena referencia sobre las cualidades que todo coach debe reunir. Ya me habría gustado tenerlas hace varios años cuando “se puso de moda el coaching” y tras asistir a un par de charlas, salí con la sensación de que aquello no servía para nada. Ahora se que me había topado con un par de supuestos gurús.

    Quizás una relugación evite un intrusismo que puede hacer mucho daño a la profesión. Suerte.

    Un saludo.

  12. Senior ManagerSenior Manager Autor del artículo

    Hola Enrique:
    Gracias, la intención es esa…
    Si, yo también espero que se regule esta profesión lo antes posible, pues es la única forma de terminar con la cacería de brujas.
    Slds
    SM

  13. LoboEstepario

    Si es reglada, se acabó el arreglo. Dejará de ser un arte y pasará a convertirse en un titulo más.
    Guiar a otras personas tiene más de vivencia, de sensibilidad de consciencia e intuición, que de teorías baratas, que como siempre una elite venderá sus libros dará sus conferencias y acabaran con todo lo que tenia de creativo y espiritual.

    Me uno a Quique y Concha, no os acostumbreis….

    Un cordial saludo a tod@s.

  14. Pingback: Vislumbres 2.0 » Blog Archive » Sobre la simplicidad

  15. Pingback: El Coaching…¿Es una ciencia o un arte? < It’s all about the trends

  16. Empresamarketing

    Yo creo que se trata de más que de “trends”. Creo que se trata del Coach y su forma de ver el Coaching. Desde mi punto de vista, como Coach empresarial, el Coaching es realmente UN GRAN ARTE. Gracias a todos por compartir. Andra